Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 19:00
Opinión > Biólogos y Salud

Cambios de normativa e ilegalismos

Pere Camprubí i García, decano del Colegio Oficial de Biólogos
Domingo, 11 de septiembre de 2016, a las 18:40
La apropiación del conocimiento y del saber ajenos es una característica de quien ostenta el poder, ya sea en ámbitos sociales o en territorios; dicha práctica es necesaria para mantenerse en su posición de ventaja y de dominio.

En el ámbito sanitario, en mi nota Cleptomanía en competencias profesionales, publicada por Redacción Médica, en abril de 2016, ya expuse que su correspondiente Premio Nobel se denomina oficialmente “Fisiología o Medicina”, pero es conocido por “Medicina”. Además, recordé que, en los últimos 10 años, de 26 personas galardonadas con dicho Premio Nobel, solamente 3 son médicos.

Pero el mantenimiento del poder de una clase o un grupo sociales no solo se logra con la apropiación del saber para su uso exclusivo o casi, sino que quien ostenta el poder tiene otros mecanismos para perpetuarse en su posición; se trata de los cambios de normativa, acomodando esta a su conveniencia, y de los ilegalismos (1) , que no son otra cosa que la práctica del poder de mirar hacia otro lado, con objeto de que las clases o grupos dominados tengan un cierto margen de maniobra, no se “ahoguen” y así evitar conflictos “innecesarios” o “inconvenientes” (2) .

Como no puede ser de otra manera, el grupo social que detenta el poder en la Sanidad española, esto es, la clase médica, también mantiene su hegemonía más allá de lo razonable (3) a través de ilegalismos y cambios de normativa. Así, tenemos:

- Ilegalismos en ámbitos de Salud Pública, Anatomía Patológica, Toxicología, Nutrición, Investigación e incluso de Genética Humana; hay un número importante de biólogos que desarrollan sus actividades profesionales en dichos ámbitos, pero no pueden acceder a la excelencia profesional, la especialización sanitaria, que queda reservada a los médicos; la apropiación, o suplantación, o cleptomanía profesional puede llegar a ser de tal calibre que incluso hay médicos especialistas en Análisis Clínicos que dirigen y supervisan los trabajos en Genética Humana que llevan desarrollando biólogos durante decenios.

- Cambios de normativa, como el que se prepara para excluir a los biólogos del acceso a las pocas plazas de Interno Residente que, migajas del poder médico en la sanidad pública, se nos conceden año tras año. ¡Será la culminación de su estrategia depredadora!

1: Michael Foucault, en el capítulo tercero de su obra 'Vigilar y castigar. Nacimiento de la prisión' explica perfectamente este concepto.

2: Por ejemplo, la invasión de un territorio por parte de una potencia geopolítica, ya sea Rusia en Crimea en 2014, ya sea Estados Unidos de Norteamérica en Grenada en 1983. Otro ejemplo, las más de 1.300.000 construcciones fuera de las normas urbanísticas de aplicación que hay en España.

3: Reiteradamente me he manifestado a favor de que la profesión médica es la profesión sanitaria por antonomasia y que no hay Sanidad de calidad sin un ejercicio de calidad de la profesión médica. El resto de profesiones más o menos exclusivamente sanitarias, coadyuvamos a que se materialice y concrete ese ideal de calidad.