22 de julio de 2017 | Actualizado: Sábado a las 12:15
Opinión > Firmas

¿Cómo están cambiando las estructuras de los Colegios de Médicos?

Antonio Otero y José Luis Almudi, presidente y secretario general del Colegio de Médicos de Valladolid
Lunes, 15 de febrero de 2016, a las 19:10
No hay momento en el que a la profesión médica no se le exija algo que decir, desgraciadamente, en nuestra opinión, hasta hace algunos años no se la había oído. Nos referimos en este artículo tan solo a la profesión m​édica representada por los colegios de Médicos. Otras ocasiones habrá, eso esperamos, para opinar sobre el papel de otros actores.
 
Para asumir ​esa presencia e incluso marcar el camino a seguir para lograr una mejor atención sanitaria a los ciudadanos, los colegios debemos saber si nuestra estructura y organización pueden atender a esas necesidades.  Considerando que creemos que ha sido una oportunidad despreciada por el ​G​obierno de España la no aprobación de la ​L​ey de Servicios y Colegios ​Profesionales, incumpliendo las obligaciones contraídas con la Unión Europea, que hubiera permitido adoptar algunos cambios​ necesarios de cara al futuro. No siendo​ esto seguramente​ ​posible ​por algún tiempo, los Colegios debemos adaptar nuestras estructuras y funcionamiento a las antiguas y nuevas necesidades dejando a un lado la seguridad presupuestaria que nos da la colegiación obligatoria.
 
Y ¿cuáles son estas? Podríamos resumir diciendo que son las que figuran en nuestros Estatutos, establecidas hace mucho tiempo y ejercidas en mayor o menor medida, y con mayor o menor reconocimiento por parte de los médicos. Pero los Colegios tenemos, en nuestra opinión, una gran tarea por delante que consiste, grosso modo, en que el status de ​médico no sea tan vulnerable como lo es ahora.
 
Si podemos enfrentarnos a ese reto con nuestras estructuras actuales es cuestión que debe determinar cada Colegio ​P​rovincial, teniendo en cuenta que liderar la profesión significa trabajo, independencia, conocimiento y sobre todo compromiso pensando cada día si el Colegio se ha ganado el dinero que todos los médicos pagamos para su sostenimiento.
 
¿Tenemos la mejor estructura, la mejor organización, los mejores procedimientos para proteger al médico, defender la profesión y garantizar a los ciudadanos que los médicos que les atienden son merecedores de ese honor?
 
Sin duda todo esto es mejorable, necesita una adaptación a la actualidad y a un futuro cambiante, al mismo tiempo que debe dar respuesta a los requerimientos de la profesión y por supuesto de los ciudadanos.
 
La OMC, compuesta por el Consejo General, Consejos ​A​utonómicos y Colegios P​rovinciales ha iniciado un proceso de revisión de sus estatuto​s; proceso que ha de ser bien meditado con la colaboración de todos aquellos que puedan aportar conocimiento conscientes de su importancia para delimitar las reglas del juego y los límites del campo en un escenario que provoca incertidumbre pero en el que, estamos seguros, los médicos sabremos entendernos.