Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:15

Un protocolo del San Juan de Alicante evita la emesis por quimioterapia

Los vómitos evolucionan a veces a cuadros de deshidratación

Martes, 02 de abril de 2013, a las 14:21

Redacción. San Juan (Alicante)
El Hospital San Juan de Alicante dispone de un protocolo antiemético, elaborado de forma conjunta por los servicios de Farmacia y Oncología Médica, con el que se ha logrado que el 89,8 por ciento de los pacientes tratados con quimioterapia en este centro no experimenten náuseas o vómitos, por lo que sólo el 10 por ciento de ellos presentan este efecto adverso.

Dicho protocolo se realizó a partir del estudio observacional “Efectividad de un protocolo consensuado para la prevención de náuseas y vómitos inducidos por quimioterapia”, uno de los escasos estudios sobre antiemesis en Oncología que existen en España. Fue llevado a cabo por ambos servicios y en él se incluyó a 167 pacientes tratados con quimioterapia, realizándoles un seguimiento de 120 horas tras el ciclo.

Antonio Muñoz, gerente Departamento de Salud Alicante-San Juan.

Este trabajo, que acaba de ser publicado en la revista Farmacia Hospitalaria, demostró que en los pacientes que se ajustan al protocolo se consigue un adecuado control de los vómitos, en especial en la fase aguda, aunque también se ha superado el problema de las nauseas y vómitos retardados, que son los aparecidos entre las 24 y 120 horas de la administración de la quimioterapia.

Precisamente, para abordar estos asuntos ha tenido lugar en el hospital una reunión sobre la “Emesis secundaria a quimioterapia. Visión multidisciplinar”, en la que han participado los servicios de Farmacia y Oncología Médica del San Juan y del Marina Baixa de Villajoyosa. El objetivo ha sido poner en común conocimientos y aunar esfuerzos para mejorar el tratamiento de los pacientes con cáncer.

“La supervivencia y la calidad de vida de estos pacientes han mejorado de forma importante en los últimos años, debido tanto a los avances que se han producido en quimioterapia como en el tratamiento de soporte y sintomático. No obstante, las náuseas y los vómitos son dos de los efectos adversos que siguen siendo más frecuentes relacionados con la quimioterapia. Alrededor del 60 por ciento de los pacientes tratados con quimioterapia en España experimentan este efecto adverso. Podemos decir que, sin tratamiento antiemético, la prevalencia puede llegar al 90 por ciento”, ha señalado la jefa del servicio de Oncología Médica del San Juan, Nieves Díaz.

Además, las náuseas y los vómitos se encuentran entre los efectos adversos de la quimioterapia que más ansiedad provocan en los pacientes, teniendo gran repercusión sobre su calidad de vida y pudiendo llegar, en ocasiones, a obligar a posponer, cambiar o suspender un tratamiento eficaz, debido a la aparición de complicaciones. Algunas de éstas pueden ser deshidratación, desequilibrio electrolítico e insuficiencia renal, que pueden precisar el ingreso hospitalario del paciente.

Prevención del rechazo a la terapia

Según los autores de este estudio, el mal control de la emesis por quimioterapia puede hacer que el paciente rechace continuar un tratamiento que podría aumentar su supervivencia o, incluso, podría ser imprescindible para su curación. Por todo ello, señalan que es fundamental elegir la pauta antiemética a utilizar al iniciar un tratamiento contra el cáncer, adecuándola al tipo de quimioterapia y a las características de cada paciente, de forma que este efecto adverso se reduzca al máximo y se puedan completar de forma satisfactoria los tratamientos de quimioterapia.

Sin embargo, este control no se produce únicamente al iniciar el tratamiento, sino que también ante la administración de los ciclos posteriores es necesaria la terapia antiemética, que es preventiva e individualizada. “Cuando el paciente viene al segundo ciclo, pasa a consulta con el médico, quien valora si está en condiciones de recibirlo. Parte de la informacion que se recoge es relativa a la incidencia de náuseas y vómitos y, en función de esto, se ajusta la antiemesis para el siguiente ciclo, de manera que si el paciente ha tenido estos efectos adversos se le modificará la pauta a una con mayor cobertura, ajustando así el tratamiento preventivo a las necesidades de cada paciente”, señaló Lola Camacho, responsable de la Farmacia Oncológica del servicio de Farmacia del centro.