Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00

Descubren un compuesto del jengibre como aliado para frenar la artrosis

El gasto farmacéutico para tratar esta enfermedad se verá reducido de forma considerable

Martes, 21 de abril de 2015, a las 13:32
Nuria Fernández Gámez. Madrid
Un equipo de investigadores del Instituto de Investigación de la Fundación Jiménez Díaz y del Servicio de Reumatología de este hospital  ha descubierto un compuesto derivado del jengibre, el 6-Shoagol, que es capaz de frenar los mecanismos que intervienen en el desarrollo y la evolución de la artrosis. Se trata de un descubrimiento que supondría un cambio en las líneas de investigación sobre la enfermedad y que llevará a los pacientes a una mejor calidad de vida.

Concretamente, estos años atrás se han buscado tratamientos que evitasen que el cartílago progresase en su destrucción. Sin embargo, gracias a este descubrimiento pionero la molécula extraída del jengibre va orientada a proteger dos tejidos articulares no solo a uno, es decir, es capaz de evitar la degradación del cartílago y  también del hueso subcondral. “Se trata de una estrategia diferente a la seguida hasta ahora en la búsqueda de fármacos para la artrosis”, ha explicado Gabriel Herrero-Beaumont, director del Laboratorio de Patología Osteoarticular de la Fundación.

Asimismo, Herrero-Beaumont ha anunciado que a raíz de este nuevo hallazgo, que se probará dentro de seis meses en humanos, se abren nuevas vías de investigación que se centrarán en la observación desde el inicio de la artrosis porque cuanto antes se comience a emplear este tratamiento en los pacientes recién diagnosticados será más efectivo.

Por otro lado, este investigador ha subrayado que la artrosis es una enfermedad a la que se dedica “muy poca parte económica porque está asociada a la vejez”. Sin embargo, ha incidido en que es una de las patologías más prevalentes de la sociedad occidental, y que en el caso de España, afecta a alrededor de siete millones de individuos. Sin embargo, desde la fundación esperan que este derivado tenga un elevado impacto sanitario sobre la salud de las personas que padecen enfermedades articulares porque los estudios realizados hasta ahora en animales han sido muy gratificantes.

Reducir el gasto farmacéutico

Entre otras medidas que supone este nuevo hallazgo, se ha anunciado que se puede reducir el gasto farmacéutico.“Hace falta llamar la atención de estas patologías que tienen un gasto farmacéutico impresionante”, ha explicado Rodolfo Gómez Bahamonde, investigador del Instituto de Investigación Sanitaria de la Fundación Jiménez Díaz. En este sentido, ha aclarado que el gasto farmacéutico para paliar el dolor es una carga para el sistema sanitario enorme y que gracias a ese “ahorro” se podría utilizar para investigar en otras enfermedades.  

Rodolfo Gómez, investigador del Instituto de Investigación Sanitaria de la Fundación Jiménez Díaz, Raquel Largo Carazo, investigadora de este organismo, Carmen Ayuso, directora del Instituto y Gabriel Herrero-Beaumont, director del laboratorio de Patología Osteoarticular del instituto.



ENLACES RELACIONADOS
La Fundación Jiménez Díaz pone en marcha una Unidad Multidisciplinar de Linfomas (30/01/2015)