Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:15

UGT no apoya los 81 despidos en la Sanidad Pública como alternativa al cierre de hospitales

“No es necesario ni un solo despido para lograr los objetivos de ahorro que pretende la Administración”

Jueves, 24 de enero de 2013, a las 23:10

Redacción. Palma
UGT considera perverso el despido de 81 trabajadores como medida de ahorro alternativa al cierre de los Hospitales Joan March y General, y en consecuencia, ha votado en contra del Plan de Viabilidad presentado por el IB-Salut en la Mesa Sectorial de Sanidad, según detallan en un comunicado.

Todo esto se produce “a pesar de la satisfacción de nuestro sindicato, al lograr junto al resto de organizaciones sociales y sindicales, un cambio de actitud del Gobierno respecto al mantenimiento de los hospitales”, indica UGT.

Aurora López, secretaria de Salud de la FSP-UGT.

Tal como refleja la propuesta presentada por nuestra organización, “debe primar en la gestión la eficacia y la eficiencia, aplicando para ello criterios de racionalidad en la gestión de todos los recursos, dirigida a mantener la calidad asistencial a la que estamos obligados al ser los gestores de uno de los servicios públicos fundamentales de nuestro estado de bienestar”.

UGT demuestra con su propuesta que “no es necesario ni un solo despido para lograr los objetivos de ahorro que pretende la Administración, que sin duda se pueden lograr mejorando la gestión y optimizando el 100 por ciento de los recursos existentes”.

El sindicato sugiere para llegar a tal fin dinamizar y agilizar el drenaje de pacientes ya diagnosticados en los hospitales de agudos o en los servicios de Atención Primaria, hacia los hospitales socio-sanitarios, con lo que se consigue una reducción considerable de costes.

Asimismo, sugieren la apertura del Hospital Virgen de la Salud como hospital público de larga estancia, potenciando la utilización de los medios como los servicios de radiología, infrautilizados actualmente. A su vez, piden potenciar las unidades de rehabilitación, las consultas externas de los Hospitales socio-sanitarios, la atención domiciliaria de cuidados paliativos y a los pacientes pluripatológicos crónicos, y el servicio de estomatología, que ya existe en el Hospital General.

Según UGT, todas estas medidas contribuirían además, a la "reducción sistemática de las listas de espera sanitaria, contribuyendo a la descongestión y eficacia del resto de hospitales".

“Los despidos de personal demuestran la falta de voluntad política para evaluar otras alternativas viables y las profundas motivaciones ideológicas de la decisión de cerrar los Hospitales Joan March y General”, concluye el sindicato en el comunicado.