Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 21:50

España se pone como objetivo poner coto a las resistencias a antibióticos

Se propone introducir formación al respecto en todos los niveles de estudios sanitarios y la monitorización del uso de estos medicamentos tanto en Atención Primaria como en hospital

Martes, 03 de junio de 2014, a las 13:27

Belén Crespo, directora de la Aemps.

Eduardo Ortega Socorro. Madrid
La rapidez de la propagación de las resistencias a los antibióticos ha llevado a que las administraciones europeas generen planes estratégicos para abordar esta cuestión, cuyas consecuencias no son solo sanitarias, sino también económicas: la mayor duración de estas enfermedades y de los tratamientos deriva en que aumenten los costes extras hasta los 1.500 millones de euros en todo el viejo continente.

En 2011, la Comisión Europea desarrolló un Plan de Acción sobre Resistencias a los Antimicrobianos, en el que se pide a los estados miembros que elaboren sus propias estrategias. En 2012, se encargó a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) la coordinación de un documento para España.

Todo esto ha cristalizado en el ‘Plan estratégico y de acción para reducir el riesgo de selección y diseminación de resistencias a los antibióticos’, un documento que forma parte del orden del día del Consejo Interterritorial de la Sanidad, previo paso por la correspondiente comisión delegada. Con este texto, al que ha tenido acceso Redacción Médica, el Ministerio de Sanidad quiere abordar el problema desde todos los pisos terapéuticos: Atención Primaria, hospital y formación e información destinada al paciente.

Entre las ideas destacadas, se propone “mejorar la vigilancia de las resistencias a los antibióticos”, mediante un sistema de cuya organización debería ser responsable el Instituto de Salud Carlos III. En este sentido, se llama a monitorizar el consumo de estos medicamentos, y el documento propone iniciativas concretas como “mejorar la obtención de datos” en Atención Primaria y hospitales y “ asegurar la explotación y análisis de los datos a nivel local, regional y nacional y el retorno de la información”. Para ello, también resultará indispensable el “desarrollo e implantación de la receta electrónica”.

Asimismo, la estrategia propone fomentar la formación de los profesionales de salud en el ámbito de las resistencias microbianas “en todos los periodos: universitaria, especializada y continuada”, así como en los ciclos correspondientes (pregrado, grado, postgrado, especialización).

Además, reclama que se asegure que “en los programas oficiales de las especialidades en Ciencias de la Salud se garantice la adquisición de las competencias necesarias para mejorar el uso racional de antibióticos y reducir las resistencias microbianas”.

Autoevaluación

El documento también considera que es necesario “desarrollar la autoevaluación de los prescriptores”, criterios para auditar las prácticas de prescripción en los centros sanitarios y “disponer de un dispositivo de información común actualizada de antibióticos prescritos”.

La estrategia también trabaja en el ámbito preventivo y propone desarrollar a nivel nacional recomendaciones y guías de prevención de la infección tanto en el ámbito hospitalario como en el de Atención Primaria.

ENLACES RELACIONADOS

Vea aquí el documento con las proposiciones del Ministerio de Sanidad

La OMS recomienda a Europa que reduzca el consumo de antibióticos (20/03/2014)