13 nov 2018 | Actualizado: 17:00
Miércoles, 27 de febrero de 2013, a las 16:48

Antonio Sáez Aguado.

Redacción / Fotografía: ICAL. Valladolid
El consejero de Sanidad, Antonio Sáez Aguado, ha apostado por la donación de órganos en asistolia, o ‘a corazón parado’, para compensar la caída de trasplantes derivados de accidentes de tráfico.

Durante su participación en la ‘IV Jornada de actualización en donación de órganos y tejidos’, Sáez Aguado ha destacado de que, a pesar de que en el último año la comunidad fue la que “más creció” en número de donaciones y “una de las que más” en trasplantes, la disminución de fallecidos por accidentes de tráfico obliga a buscar nuevas fórmulas para mantener estas cifras.

En declaraciones recogidas por Europa Press, el consejero se ha felicitado por la caída de la siniestralidad vial, pero ha admitido que ésta suponía una de las “principales fuentes” para la obtención de órganos trasplantables.

Por ello ha insistido en la importancia de impulsar la donación en asistolia, una técnica que consiste en la extracción de órganos cuando el donante se encuentra en situación de “muerte cardiaca” irreversible y que exige “preparar mucho las cosas para que la conservación de los órganos sea posible y los trasplantes sean posibles”.

Por otro lado, ha negado que la política de trasplantes se haya visto afectada por los recortes presupuestarios, algo que, a su juicio, demuestran las cifras de intervenciones en 2012, a la vez que ha recalcado la “eficiencia” económica que posee, ejemplificada en el hecho de que un trasplante de riñón tiene un coste menor que la prestación de diálisis a lo largo del tiempo, al margen de la “mayor eficiencia social”.