Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 21:50

Psicología reivindica su espacio en Atención Primaria

Según Anpir solo el 10% de los pacientes atendidos en AP son derivados a especializada

Domingo, 07 de junio de 2015, a las 12:01
Lorena Martínez. Madrid
Más de 228.000 usuarios han suscrito en los últimos días una petición ciudadana presentada a través de Change.org con el fin de solicitar al Ministerio de Sanidad la inclusión y fomento de la Psicología en los servicios de Atención Primaria y hospitales. Firmado por la psicóloga María Jesús Irurtia, el Colegio de Psicólogos de Madrid respalda asimismo esta solicitud, que definen como una “reivindicación necesaria”.

Fernando Chacón, decano de este colectivo de profesionales regional, alude a los datos para ejemplificar el “déficit” denunciado. En concreto, las últimas cifras presentadas por la Asociación Española de Neuropsiquiatría (AEN) anotan una ratio de 4 psicólogos clínicos por cada 100.000 habitantes frente a una media europea de 18.

Fernando Chacón, decano del Colegio de Psicólogos de Madrid.

La ausencia de este profesional en las consultas queda reflejada  en el consumo de psicofármacos. Chacón menciona un “claro crecimiento exponencial que a menudo se debe a que el médico no tiene otra posibilidad que recetar antidepresivos o pastillas para dormir”. Las últimas cifras de la Encuesta sobre alcohol y drogas en España publicada por el Ministerio reflejan esta  tendencia al aumento desde 2006. Según dicho informe, un 6,8 por ciento de la población consume algún tipo de hipnosedante a diario y el 16 por ciento de las mujeres admite su toma a lo largo del año notificado.

Para el decano, esta situación desencadena asimismo un sobrecoste presupuestario. Y es que “los psicofármacos son uno de los medicamentos que más gasto producen” y, a pesar de requerirse en función del diagnóstico, “la intervención psicoterapéutica en Primaria lograría reducir drásticamente el coste asociado”.

Entre el 30 y el 40% de las consultas en AP tienen un componente psicológico

“Entre el 30 y el 40 por ciento de las consultas de Atención Primaria presentan un componente psicológico”, añade Chacón y presenta como ejemplo a imitar el caso de Reino Unido, en el que, bajo el programa ‘Time to Talk’, la labor del psicoterapeuta en los centros de salud “ha logrado demostrar sus beneficios”.

Más allá va César González-Blanch, presidente de la Asociación Nacional de Psicólogos Clínicos y Residentes (Anpir), al señalar que el 30 por ciento de las consultas en AP encuentran como motivo principal un problema de carácter mental que en el 50 por ciento de casos estará presente como patología asociada.

“El sistema dispone del doble de psiquiatras y la atención psicológica queda supeditada a un segundo plano que en muchos casos requiere de convenios privados”, denuncia este responsable, quien reclama asimismo que la citada carencia acaba por posponer los tratamientos recomendados en un ciclo que tilda de “gymkana”.

“Cerca del 90 por ciento de los pacientes no son derivados de AP  a la especializada”, presenta y menciona la falta de tiempo del médico a la hora de entender el elevado consumo de psicofármacos, pues, “se limita a recetar una pastilla”.

Mientras, José Leal, vicepresidente de la Asociación Española de Neuropsiquiatría, llama a evitar posibles “lecturas rápidas”. “Este debate introduce una nueva concesión a la figura del psicólogo y no tenemos claro que sea la más recomendable”.

Leal plantea dudas organizativas a una medida que responde a “intereses gremiales”: “¿Dónde se integrarían? No está claro el encaje de estos profesionales ni cómo se articularían con los médicos de Primaria”, declara.

El segundo al frente de la AEN reconoce, no en vano, la existencia de experiencias “muy interesantes” de colaboración entre Primaria y Salud Mental pero insta a desterrar la idea de que  “todo lo que venga es bueno”. Desde la prudencia de un debate “aún reciente”, cree que la solución “no pasa por crear más especialistas sino por una redistribución más justa de la riqueza”. Así, se lograría aliviar el sufrimiento psíquico que “no siempre es sinónimo de enfermedad o depresión” por lo que “no conviene psicopatologizar”, concluye.

ENLACES RELACIONADOS:

La ley de colegios dispara el registro de psicólogos (27/05/2015)