Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50
Lunes, 10 de diciembre de 2012, a las 12:51

Redacción. Palma
Los profesionales de Son Llàtzer han alertado de que la "infrafinanciación crónica" que sufre la sanidad pública balear tendrá "consecuencias irreparables" en el sistema y han destacado que será "imposible" el mantenimiento de la calidad asistencial con los recortes que se están llevando a cabo.

Xavier Feliu, gerente del Hospital Son Llàtzer.

En un comunicado han remarcado que desde el año 2007 al 2012 Baleares es una de las Comunidades Autónomas con menor gasto sanitario por habitante y han apuntado que los presupuestos sanitarios por habitante en las islas son anualmente "decrecientes e insuficientes" y, por tanto, "el origen de la mayoría de los problemas asistenciales".

Los trabajadores del Hospital Son Llàtzer, que opinan que los recortes posiblemente provoquen también un mayor incremento de las listas de espera, han pedido que "las medidas correctoras no alteren ni el acto médico, ni el tiempo de visita, ni los medios necesarios para diagnosticar en los tiempos adecuados y razonables".

Asimismo, han pedido que se mantenga la inversión para renovar y reponer el material necesario para el diagnóstico y tratamiento de las distintas enfermedades, así como que se incremente la participación de los profesionales en la toma de decisiones y que se obtengan garantías para la protección de los pacientes.

Los trabajadores han hecho hincapié en que se está llegando "a una situación del todo insostenible" puesto que las dificultades presupuestarias "empeorarán peligrosamente" la calidad de la atención sanitaria y han advertido que la gravedad de esta situación "puede ser un camino sin retorno que tire por el suelo la excelencia que ha conseguido nuestra sanidad".

Según creen, todavía se está "a tiempo de salvar un sistema sanitario que está valorado entre los mejores del mundo por la calidad de sus servicios y por su carácter universal y solidario".