17 dic 2018 | Actualizado: 18:30

Nueva Unidad de Psiquiatría Infantil en Quirónsalud Zaragoza

Este nuevo servicio está orientado a niños y adolescentes y cuenta con un equipo multidisciplinar

jue 18 febrero 2016. 16.47H
Redacción. Zaragoza
El Hospital Quirónsalud Zaragoza ha puesto en marcha una Unidad de Psiquiatría Infantil, orientada a niños y adolescentes, que cuenta con un equipo multidisciplinar formado por pediatras, neuropediatras, psiquiatra infanto-juvenil, terapeuta familiar, psicólogo y logopeda.

El director de los hospitales Quirónsalud Zaragoza, Germán Barraqueta.

Con la puesta en marcha de este servicio, el centro zaragozano pretende dar respuesta a un problema creciente, ya que en España uno de cada ocho menores de 18 años padece algún problema de salud mental, ha indicado el Grupo Quirón en una nota de prensa.

"El actual modo de vida está afectando a nuestra salud emocional; tenemos menos tiempo para disfrutar de una comunicación afectiva, cultivar las relaciones interpersonales o reflexionar sobre nuestra interioridad; todo ello, sumado a la presión constante por alcanzar el éxito, condiciona a los adultos e influye en los modelos y en la vida que se ofrece a los niños", ha asegurado Inés García, responsable de la unidad, al recordar que la depresión es el trastorno psiquiátrico que más ha aumentado entre los jóvenes.

"La trascendencia de la psiquiatría infantil y juvenil se refleja en que la mitad de los trastornos aparecen por primera vez antes de los 14 años y más del 70 por ciento comienzan antes de los 18; por ello, una intervención y detección precoces son las claves para mejorar la calidad de vida en el futuro", ha explicado García.

Esta unidad atiende y da solución a patologías que van desde los trastornos del desarrollo neurológico (discapacidades intelectuales, dificultades de comunicación, déficit de atención e hiperactividad, trastorno específico del aprendizaje, trastornos motores), a los relacionados con la depresión, la ansiedad, la alimentación, el sueño y el estrés, así como otros menos frecuentes del espectro psicótico, como la bipolaridad o la esquizofrenia.

Durante el seguimiento del caso se trabaja en continua colaboración con la familia, los profesores y el equipo de orientación escolar, abordando todo aquello que incida sobre el niño. De este modo, el tratamiento, además de incluir psicoterapia individual o prescripción farmacológica si fuera necesario, puede estar acompañado de indicaciones para el colegio y de terapia familiar, añade la especialista.

Existen múltiples señales que han de hacer sospechar a los padres de que su hijo necesita ayuda psicológica o psiquiátrica. En líneas generales, que el niño o adolescente presente dificultades mantenidas en el tiempo en el desempeño de sus actividades cotidianas académicas, sociales o familiares debería ser siempre motivo de atención específica por un especialista.