27 de junio de 2017 | Actualizado: Lunes a las 22:20

Montoro anuncia más ajustes para cinco comunidades autónomas

Hacienda apunta las autonomías que rebasaron el objetivo de déficit de 2012

Sábado, 02 de marzo de 2013, a las 19:10

Redacción. Madrid
El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha asegurado que las cinco comunidades que han sobrepasado el objetivo de déficit en 2012 (Cataluña, Murcia, Comunidad Valenciana, Andalucía e Islas Baleares) tendrán que revisar sus planes económico-financieros y aplicar nuevas medidas de ajuste para reconducir sus cuentas, sin especificar en qué partidas se acometerían las nuevas reducciones presupuestarias (en materia de sanidad las cinco ya han disminuido su dotación en el presente ejercicio de forma notaria).

Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda y Administraciones Públicas.

El anuncio ya ha merecido la respuesta del presidente de Islas Baleares, José Ramón Bauzá, quien ha subrayado que las declaraciones del ministro no supondrán "ninguna modificación de la hoja de ruta" marcada por su Ejecutivo. El ministro ha explicado que Hacienda revisará los planes que tienen en vigor estas cinco comunidades para detectar el motivo por el que no han alcanzado el objetivo. Una vez localizada la causa, acordará con ellas nuevas medidas aunque desde “el reconocimiento” al gran trayecto que han recorrido todas las regiones en 2012 en materia de consolidación fiscal.

En ese análisis, según Montoro, se determinará dónde "han fallado" las cinco regiones y qué parte no se ha cumplido en materia de ingresos y de gastos con el objetivo de renovar los programas de ajuste y reconducirlos a los objetivos. "Vamos a llevarlas al helipuerto", ha dicho.

De esta forma, se seguirá aplicando la ley de estabilidad presupuestaria que contempla, en última instancia, la intervención de las comunidades, aunque el ministro cree que queda mucho por aplicar en la ley antes de llegar a ese punto. “¿Serán intervenidas? Si no han sido rescatadas, no hay por qué entender un grado de intervención máxima”, ha dicho Montoro, quien ha criticado que siempre se hable de rescate ya sea de comunidades, de la banca o de la economía en general. “Ninguna de las tres categorías de rescate ha existido en 2012”, ha subrayado.

En cualquier caso, el ministro ha resaltado el valor de la Ley de Estabilidad Presupuestaria, vigente desde mayo, que ha permitido que las comunidades reduzcan el déficit en más de un punto y medio en un año. A su parecer, esta ley es una “gran política” que arma el Estado de las autonomías desde el punto de vista institucional y que “está funcionando”.

Montoro ha recordado que un gran número de comunidades ha cumplido con los objetivos económicos fijados gracias a la aplicación de esta ley, y que incluso alguna ha alcanzado cifras mucho mejores de lo previsto, lo que demuestra que “los criterios de seriedad, rigor y búsqueda de equilibrio presupuestario son compartidos”. “Estamos rompiendo el tabú que se había disparado de que las comunidades eran infinanciables e inasequibles”, ha subrayado, tras confiar en que la cifra de 2012 sirva para romper ese “cliché” que, además, no conviene nada al país.

A su parecer, se ha demostrado que el Estado de las Autonomías es “gobernable y fiable” y que se puede y se debe alcanzar el equilibrio presupuestario. El titular de la cartera de Hacienda ha calificado de “éxito” la cifra déficit global (6,7 por ciento) y ha asegurado que detrás de ella están todas las administraciones y el “gran y desagradable” esfuerzo que ha hecho la sociedad española con el pago de más impuestos. “La política de sanear las finanzas públicas es la que nos tiene que sacar de esta crisis”, ha señalado Montoro tras recordar que cuando se hizo lo contrario se profundizó en la pérdida de empleo.

Más tiempo desde Bruselas

Sobre si Bruselas dará por fin más tiempo a España para reducir el déficit una vez conocida la cifra de 2012, Montoro ha reconocido que todos están a la espera de cambios en los objetivos para este año, aunque, de momento, el Gobierno y las comunidades siguen trabajando sobre los objetivos vigentes. “Pero todos estamos también esperando que habrá cambios, como está anunciando la propia Comisión Europea. Todo esto es lo que habrá que encajar a lo largo del año 2013”, ha dicho Montoro, para quien lo que tiene que hacer Bruselas es favorecer el crecimiento económico dando tranquilidad a los mercados.

“¿Esto significa más tiempo? Puede significar más tiempo siempre que lo importante sea tener crecimiento a corto plazo”, ha añadido, para explicar después que, una vez alcanzado ese crecimiento, se podría reducir más rápido el déficit, ya que esa reducción traería más crecimiento y empleo. "Esa es la ecuación que tenemos que buscar y con la que trabajamos con la Comisión y los socios", ha señalado.

En cualquier caso, Montoro ha explicado que lo que tiene que hacer Bruselas no es relajar los objetivos en sentido estricto, sino reconocer lo que está haciendo España. "Lo que estamos esperando no es que nos relajen el objetivo de déficit, sino que la bajada del déficit sirva para que vuelva el crecimiento económico cuanto antes", ha dicho.

Según Montoro, Europa no es sólo “un juez que juzga resultados y estadíticas finales, sino que está también para auspiciar políticas de crecimiento” y para reconocer el trabajo de cada país, que también fortalece el propio proyecto europeo y el euro. La “clave”, según el ministro, está en hacer políticas de austeridad que busquen el equilibrio y no perjudiquen a la economía, y el “equilibrio” para conseguirlo es lo que tiene que decidir el Gobierno español junto a los socios e instituciones europeas.

Montoro ha reconocido que a veces se ha expresado mal la necesidad de reducir el déficit usando un lenguaje “perverso” que ha enviado el mensaje de que “hay que sacrificarse y consumirse en el fuego para después llegar al cielo”. “Si llega uno quemado al cielo no sé que clase de cielo le espera”, ha ironizado. En este sentido, ha resaltado la necesidad de entender que Europa es un proyecto de solidaridad y de entendimiento entre socios y no lo contrario, y ha asegurado que allí no hay “malos” que destinen a algunos países “a los infiernos” para que se consuman. “Es todo lo contrario”, ha sentenciado.