26 de septiembre de 2017 | Actualizado: Martes a las 16:20

Médicos y Ministerio sellan su compromiso sobre las unidades de gestión clínica

El secretario general de CESM asegura a Redacción Médica que no hay polémica sobre quién debe dirigirlas

Lunes, 14 de julio de 2014, a las 19:38
Javier Barbado. Madrid
El portavoz del Foro de la Profesión Médica y secretario general de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), Francisco Miralles, ha asegurado a este periódico que el documento de consenso remitido por el Ministerio de Sanidad este lunes satisface la propuesta de aquél en el grueso de su contenido y, por consiguiente, el documento validado concuerda con las definiciones y cometidos de las unidades de gestión clínica (UGC) desde el punto de vista de los médicos.

Francisco Miralles, de CESM.

El informe lo firman la Organización Médica Colegial de España (OMC); la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (Facme); CESM; la Conferencia Nacional de Decanos de Facultades de Medicina (Cndfm); el Consejo Nacional de Especialidades en Ciencias de la Salud (Cnecs); y el Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM) y, en efecto, dispone del visto bueno del departamento que encabeza Ana Mato.

En él no se menciona de forma expresa la titulación que debe ostentar el líder de las UGC (algo que sí se desarrolla en otros informes como el elaborado en enero por la propia CESM), sino que se atribuye ese papel a “todos los profesionales del sistema sanitario” y se explica que “los médicos son parte fundamental, pero la asistencia sanitaria no es posible con su sola participación, sino que es imprescindible la implicación y participación de otros profesionales, especialmente de la Enfermería”.

Asimismo, se explica que las UGC “dependerán de los servicios de salud de las comunidades autónomas o de las gerencias, con carencia de personalidad jurídica en los centros de gestión pública directa, respeto del régimen jurídico de vinculación del personal (sanitario y no sanitario), que podrá acceder a cualquier iniciativa de gestión clínica en centros de gestión directa o  indirecta; proceso de adhesión voluntario; respeto de los derechos adquiridos del personal; impulsar una organización basada en los procesos asistenciales, lo cual supone diversos grados de complejidad, desde la Unidad de Gestión hasta Áreas funcionales interdisciplinarias, que incluyen integración intercentros e interniveles, con modelos organizativos internos participativos, sencillos y eficaces; liderazgo bien definido, con selección transparente, basada en la igualdad, mérito, capacidad y publicidad y adecuada al tipo de gestión clínica (asistencial médica, cuidados de Enfermería etc.); contrato de gestión comprensible, asumible, realista y posible; autonomía de gestión real que implica un apoyo total de los Servicios de Salud/Gerencias que permita una evaluación periódica; incentivos económicos vinculados al grado de cumplimiento de objetivos, y no al ahorro en  el presupuesto pactado; y creación con idénticos principios de fórmulas que se ajusten a las características especiales de la Atención Primaria”.

ENLACES RELACIONADOS:

Acceda al documento validado por el Ministerio de Sanidad

CESM: “Solo el médico está ‘consagrado’ para liderar la gestión clínica” (09/06/2014)