Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 17:20

Los pacientes desvelan los pros y los contras de los ensayos clínicos en cáncer pediátrico

Entre las ventajas, destaca que probará un novedoso tratamiento; sin embargo, no tiene la garantía de que este vaya a ser mejor que el estándar

Martes, 19 de mayo de 2015, a las 19:07
Redacción. Madrid
Cuando un paciente se plantea participar en un ensayo clínico le surgen un buen número de dudas y preguntas, que se extienden también a sus familiares, como en qué consiste el proceso y qué riesgos y ventajas tiene entrar en él. Conscientes de esta problemática, la Federación Española de Padres de Niños con Cáncer (Fepnc) ha desarrollado una guía para arrojar un poco de luz al respecto.

Pilar Ortega, presidenta de Fepnc.

El documento, que se ha elaborado junto con responsables de la Confederación Internacional de Cáncer Infantil (CCI), de la Sociedad Europea de Oncología Pediátrica (Siope) y de la Sociedad Española de Hematología y Oncología Pediátricas (Sehop), aborda en formato pregunta-respuesta las cuestiones más relevantes sobre la materia: quiénes son las personas susceptibles de participar, los distintos tipos existentes y los beneficios y peligros de participar en uno.

“La guía señala como principales ventajas, por ejemplo, que participar en un ensayo clínico permite al paciente recibir un nuevo tratamiento que solo está disponible dentro del mismo y que se hará un seguimiento exhaustivo de su evolución”, explica Luisa Basset, representante internacional de Fepnc. “Sin embargo –añade-, también hay que ser conscientes de que no hay garantía de que el tratamiento experimental sea mejor que el estándar”.

El presidente de la Sehop, Tomás Acha, ha apuntado por su parte que “este documento será de gran utilidad para que los jóvenes y los padres conozcan los ensayos clínicos en oncología pediátrica, que es un tema que en nuestro país aún no se ha desarrollado lo suficiente y que hay que impulsar”.

ENLACES RELACIONADOS

El riesgo de muerte en cáncer pediátrico ha disminuido un 50% (24/02/2015)