Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50

Los médicos extranjeros copan los colegios catalanes pero se dan de baja antes

El decano de la Universidad de Barcelona plantea si sobran facultativos de Medicina

Miércoles, 18 de junio de 2014, a las 19:55
Javier Barbado / Imagen: Pablo Eguizábal. Barcelona
Marc Soler, director adjunto corporativo del Colegio de Médicos de Barcelona (COMB), ha revelado el predominio de condición extranjera y la movilidad como características del colegiado medio que se inscribe en esta institución.

Josep M. Arimany, de la Universidad de Vic-Universidad Central de Catalulña; Francec Cardellach, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona; Patricio Martínez, presidente de Honor de CESM; y Marc Soler, director adjunto corporativo del Colegio de Médicos de Barcelona.


Según precisó, en 2010, el 60 por ciento de los médicos que se inscribieron en la entidad colegial era extranjero, condición que se mantiene en la actualidad seguidos de cerca por los nacidos en la comunidad autónoma. Pero, al mismo tiempo, el registro de salidas del COMB señala a los nacidos fuera de España como el colectivo que se va, por lo general a Suiza, Estados Unidos y Canadá de acuerdo con las estadísticas disponibles y regresa después a su país de origen, en muchos casos ubicado en Hispanoamérica.

Antonio Gilabert junto con Josep Maria Sans, de la Comisión Sectorial de Salud de Esquerra Republicana. A la dcha., Santiago Alfonso, gerente de Acción Psoriasis y miembro del Foro Español de Pacientes.


Asimismo, Soler ha informado de que, en esta entidad, el promedio de edad ronda los 54,5 años en el caso de los varones y el 49,2 por ciento en el de las mujeres en los alrededor de 31.121 colegiados, de los cuales el 63 por ciento son oriundos de Barcelona. Por otra parte, advirtió de que de aquí a diez o 12 años se jubila un tercio de los galenos del COMB.

Núria Segú Ferré, del Partido Socialista de Cataluña (PSC); Javier Martínez, Senior Manager Market Access de Biogen; y Josep
Basora, presidente de Semfyc.


Además, Soler citó datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE): España se sitúa por debajo de la media en número de estudiantes de Medicina, por debajo de Alemania, Estados Unidos, Inglaterra y otros países. En cuanto a los residentes, en Barcelona el 47 por ciento que ha concluido la formación era extranjero según la información del COMB.

Por su parte, Josep M. Arimany, de la Universidad de Vic-Universidad Central de Cataluña, ha destacado el papel de las cátedras recién creadas como, por ejemplo, la especializada en Tecnología e Información de Salud, así como los convenios firmados con una treintena de países. Según los datos de que dispone esta Universidad, existe una demanda interna de los estudiantes para realizar prácticas en países del Este de Europa.

Por su parte, Francesc Cardellac, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona, ha aludido al Foro de la Profesión Médica (formada, entre otras agrupaciones, por la OMC, Facme, la Confederación Nacional de Decanos y la Confederación Estatal de Estudiantes de Medicina -CEEM-) y, conforme a los informes de esta plataforma, ha deducido que "no tiene justificación" suprimir el númerus clausus o límite de entrada para acceder a la carrera de Medicina, ya que, desde el punto de vista del servicio público, las plazas para estos profesionales están cubiertas con el modelo académico actual.

Cardellac ha asegurado que, en buena parte, los médicos egresados son extranjeros, y ha razonado la incongruencia de que se disponga del mismo número de médicos españoles formados y demandados acto seguido para ejercer la profesión: "A lo mejor nos tenemos que plantear que estamos sobrados de facultativos o que no están bien distribuidos", matizó. Y, en este sentido, consideró cuestionable que se creen más facultades de Medicina si el número de médicos es más elevado que la demanda.