Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 18:10

La sanidad española suspende en cuidados neonatales

El 70 por ciento de los hospitales incumple las recomendaciones de la OMS

Domingo, 10 de marzo de 2013, a las 12:18

Redacción. Madrid
Sólo el 31 por ciento de los hospitales españoles respetan el principio de permitir que madres e hijos permanezcan unidos en las unidades de neonatos, según revela el informe de “El parto es nuestro”, una asociación sin ánimo de lucro, formada por usuarios y profesionales, cuyo objetivo es velar por los derechos de los recién nacidos y mejorar su atención hospitalaria.

Adela Recio, presidenta de la asociación 'El parto es nuestro'.

Al restringir el acceso de los padres a estas unidades, los hospitales no sólo comprometen la salud de los recién nacidos y contradicen las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), sino que “desoyen las leyes que garantizan el derecho de los niños a estar con sus padres”, señala el informe.

Avalada por la evidencia científica, la OMS recomienda que las Unidades Neonatales cumplan tres premisas: permitir el acceso a los padres las 24 horas del día; los cuidados de madre canguro o “piel con piel”; y la lactancia a demanda.
El jefe de sección de Neonatología del Hospital La Paz, Jesús Pérez Rodríguez, se muestra, en declaraciones a Efe, absolutamente convencido de los beneficios de estas prácticas que, asegura, “cada vez van a ir a más” porque “existe un clamor” tanto desde el punto de vista de los padres como desde la propia comunidad médica, que conoce sus beneficios terapéuticos.

Tras analizar la situación de las 256 Unidades Neonatales de los hospitales españoles (públicos y privados), el informe refleja que el 70 por ciento incumple las recomendaciones de la OMS, a las que el Ministerio de Sanidad se ha adherido, y detecta “enormes” diferencias entre comunidades autónomas.

Así, hay cinco regiones (Castilla-La Mancha, Castilla y León, Galicia, Navarra y La Rioja) donde ningún centro cumple con las recomendaciones de la OMS y sólo una, Aragón, donde las acatan las mitad de los centros.

Pérez reconoce que su implantación es complicada tanto por las antiguas instalaciones de muchos hospitales como por la “tradición” de hacer estas unidades “cerradas”, extremo en el que coincide la coordinadora de la Unidad de Neonatología de la Fundación Jiménez Díaz, Ana Leal.

Pérez explica que los hospitales de algunos países del norte de Europa van más allá y ya cuentan con habitaciones donde los padres pueden aislarse y estar con su bebé aunque éste necesite cuidados intensivos, esté intubado, enfermo o se le practiquen diversos procedimientos, algo que califica de positivo “para que aprendan a cuidarlos cuando se vayan a casa”.

El Ministerio de Sanidad, en un documento de 2010, ya señalaba que “el recién nacido ingresado tiene derecho a recibir cuidados maternos o paternos” y que “su desarrollo está ligado a la calidad de la interacción que tendrá con su familia”.
A pesar de esta recomendación, el 23 por ciento de las Unidades Neonatales españolas tienen un horario de acceso muy restringido, con casos en los que los padres sólo pueden acompañar a sus bebés durante cinco horas diarias o menos.

Así, de las 256 Unidades de Neonatos, sólo 124 están abiertas las 24 horas (48 por ciento), 99 permiten lactancia sin restricción horaria (39 por ciento), 154 tiene implementado el cuidado canguro (60 por ciento) y 79 cumplen las tres recomendaciones (31 por ciento).

La restricción del acceso a los padres es mayor en la sanidad privada, ya que el 35 por ciento de los centros que cumplen las tres recomendaciones son públicos frente al 23 por ciento privados.

A pesar de todos los datos citados anteriormente, en el informe se destaca el “enorme avance” desarrollado por muchos hospitales en los últimos años y el esfuerzo de muchos profesionales que “luchan y se esfuerzan por conseguir instaurar un modelo más humano y respetuoso con el bebé y sus necesidades”.