21 nov 2018 | Actualizado: 19:20

La historia clínica delata a Teresa Romero

La facultativa podría tomar acciones legales si entiende que se le ha causado un menoscabo a su imagen profesional

Jueves, 30 de octubre de 2014, a las 21:15
Redacción. Madrid
La historia clínica puede convertirse en el peor enemigo de Teresa Romero en el cruce de declaraciones con la doctora de Atención Primaria de Alcorcón, que fue la primera que atendió a la auxiliar de Enfermería afectada por ébola. Romero, que tras superar la infección ha cambiado su versión ante los medios de comunicación del “no informé” al “sí informe” al centro de salud, ha llevado a la facultativa de AP a pedir amparo a las instituciones médicas, que tienen claro que la historia clínica es la que decantaría la balanza en caso de conflicto al tratarse de un documento que, ante cualquier tribunal, se presume cierto, según las fuentes jurídicas consultadas por Redacción Médica.

Centro de Salud Laín Entralgo
de Alcorcón.

En principio, la opinión de la profesional de Primaria cobraría mayor fuerza y debilitaría las palabras de Romero, aunque también habría que tener en cuenta si hubo testigos de la escena. El hecho de que la auxiliar de Enfermería atendiera a los hermanos de la Orden San Juan de Dios parece, a todas luces, lo suficientemente relevante como para que, si Romero lo hubiera manifestado en la consulta, esta circunstancia aparecería recogida en la historia.

De consumarse la posibilidad de que la afectada hubiera mentido al declarar que sí informó a su médico del contacto con los misioneros, la facultativa de AP podría emprender acciones legales si con estas manifestaciones considerase que se le ha causado un menoscabo a su imagen como profesional, más teniendo en cuenta la repercusión en los medios que tiene este asunto. La historia clínica respaldaría su versión.

Del mismo modo, las fuentes consultadas por este diario no ven fundamento jurídico que cargue con responsabilidad legal imputable a la auxiliar, ni por cambiar sus declaraciones, no por omitir su contacto con los misioneros, en caso de que lo hubiera omitido, ya que no estaba confirmado que portase el virus en el momento de acudir a la consulta. Solo se llegaría a los tribunales y se recurriría a la historia clínica como prueba concluyente si la doctora fuera denunciada por negligencia o si ésta decidiera demandar a romero por supuesto daño a su imagen.

El Colegio de Madrid arropa a la doctora

Sobre este tema, fuentes próximas al Colegio de Médicos de Madrid han confirmado a esta publicación que la facultativa ha asegurado a la corporación que “la paciente nunca le dijo que había estado en contacto con el virus”. Estas mismas fuentes señalan que la doctora se dirigió a la entidad colegial  buscando su apoyo y el respaldo a su actuación. En una reunión con varios miembros de la junta directiva y de la asesoría jurídica se decidió emitir un comunicado para manifestar dicho apoyo y defender que “la actuación de la médico de familia se ajustó en todo momento a las previsiones contenidas en el Código Deontológico, en la legislación vigente y en los protocolos existentes en el centro de salud de la facultativa”.

ENLACES RELACIONADOS

Somamfyc apela a la historia clínica para que se aclare la actuación del médico de AP (01/11/14)

La versión de Teresa Romero no se sostiene (29/10/14)

El Ministerio de Sanidad y los sindicatos crean un sistema piramidal de formadores (29/10/14)

Los médicos salen en defensa de la facultativa de AP que atendió a la auxiliar infectada por ébola (28/10/14)