19 de agosto de 2017 | Actualizado: Viernes a las 20:10

La FDA autoriza un inyectable de origen español indicado en varices

Se trata de una microespuma mezcla de gases y sustancia quimícas

Viernes, 07 de febrero de 2014, a las 12:14
Javier Barbado / Redacción

El cirujano vascular Juan Cabrera.

La Agencia de Alimentos y Medicamentos estadounidense (la Food and Drug Administration o FDA) ha aprobado el primer inyectable indicado para enfermedades venosas como las varices patentado en España. Comercializado como Varithena, se trata de un fármaco que erradica la variz de forma eficaz y elude la cirugía, que es la indicación habitual en esta clase de alteraciones y supone un grado de invasión y riesgo mucho mayor que el medicamento. El fármaco fue patentado por el cirujano vascular español Juan Cabrera en colaboración con su hijo, farmacéutico, en 1993. Ambos partieron de la premisa de que “una enfermedad tan benigna” como las varices “no se puede tratar de una forma tan agresiva”, y, además, observaron su indicación para malformaciones venosas graves e inoperables (y, por tanto, intratables salvo por medio de este medicamento y de su peculiar técnica de aplicación).

La microespuma original patentada es fruto de la combinación de polidocanol, sustancia esclerosante, con una determinada mezcla de gases que generan una espuma con unas características físico-químicas únicas. Gracias al aumento de actividad conseguido con la Microespuma y a la capacidad que posee de desplazar la sangre dentro de los vasos, formando un “tapón neumático” que bloquea el vaso de forma temporal, los esclerosantes en forma de microespuma pueden eliminar los grandes troncos venosos que antes solo podían eliminarse con cirugía. Este sistema de eliminación de varices se denomina Escleroterapia Ecoguiada con Microespuma.

El procedimiento consiste en inyectar la microespuma en la variz que se desea eliminar, se visualiza muy bien con el ecógrafo, siguiéndose en tiempo real su distribución dentro del vaso a tratar. El tratamiento es mínimamente invasivo, ahorrando al paciente las molestias y riesgos de la cirugía (preoperatorio, anestesia, incisiones, baja laboral, etc.) y una vez tratados, los pacientes pueden hacer vida normal. Con el tiempo el organismo reabsorbe las varices tratadas eliminándolas completamente. Se eliminan todas las varices independientemente de su forma, localización y tamaño.

Venta de la patente a la farmacéutica BTG

Hasta el año citado, cuando Cabrera ideó este sistema, existía sólo la cirugía para eliminar las varices.  En ese año, vendió la patente a la compañía farmacéutica BTG (Britsh Technology Group) que ha desarrollado el producto para crear un fármaco para clínicas y hospitales. La microespuma patentada con el nombre comercial de Varisolve y, más tarde, de Varithena, ha pasado todas las fases de los ensayos clínicos en EEUU. La FDA ya lo ha aprobado y se empezará a comercializar en el segundo trimestre de este año. En las fases de prueba se demostró que Varithena es un fármaco seguro y de eficacia comparable a los métodos actualmente utilizados para eliminar las varices. Siendo su gran ventaja el hecho que es mucho menos agresivo.