13 nov 2018 | Actualizado: 17:00

La familia, pilar fundamental para fomentar la autonomía del paciente

Debe recibir información precisa y veraz que ayude a reducir la incertidumbre

Martes, 12 de marzo de 2013, a las 18:21

Ricardo Martínez / Imagen: Adrián Conde. Madrid
Las consecuencias derivadas de un daño cerebral  se hacen visibles a través de alteraciones físicas, cognitivas y de comportamiento. En muchos casos pueden generar incapacitaciones y dificultades a la hora de realizar actividades que el paciente desarrollaba con anterioridad. Las II Jornadas Científicas de Daño Cerebral, que ha organizado la Fundación Instituto San José, han abordado la intervención psicológica en el daño emocional de los familiares.

Emilia Sánchez Chamorro ha explicado la finalidad de la Orden Hospitalaria San Juan de Dios.

Emilia Sánchez Chamorro, directora de Innovación y Proyectos de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, en la provincia de Aragón, ha sido la encargada de moderar la mesa y ha señalado que la Orden, desde sus inicios, está orientada a cuidar a las personas más vulnerables, que no son generalmente las más pudientes y siempre han apostado por atender “con calidad y calidez”.

En muchas ocasiones las familias, además de acompañar a su ser querido en el proceso, pueden prestar apoyo, sin caer en falsas esperanzas, que no harían más que perjudicarle en su proceso de adaptación. Sobre este asunto ha tratado la ponencia de María Jesús Elvira, psicóloga clínica de la Unidad de Daño Cerebral de la Fundación Instituto San José, que ha explicado que el trabajo que llevan a cabo tiene un enfoque asistencial integral y también de atención a la familia.

Se trata de una labor que realiza un equipo multidisciplinar de forma coordinada, cuya finalidad es optimizar la atención al paciente. Elvira ha recordado que el daño emocional debe ser evaluado y tratado para modificar los afrontamientos, para ayudar a tratar la aceptación. Asimismo, ha reconocido que al igual que el paciente, los familiares deben recibir información precisa y veraz, que favorezca la reducción de incertidumbre.

Por su parte, Esther García, responsable de Enfermería de la Fundación Instituto San José ha explicado el Proyecto de Autonomía en Rehabilitación (PAR) que da un papel preponderante a la familia, como pilar para fomentar la autonomía del paciente. Entre los objetivos que se marca el programa destaca la implicación del entorno del paciente y la motivación del mismo, para lograr la máxima autonomía en el menor tiempo posible.

De izquierda a derecha: Esther García, responsable de Enfermería de la Fundación Instituto San José; María Jesús Elvira, psicóloga clínica de la Unidad de Daño Cerebral de la Fundación Instituto San José; Emilia Sánchez Chamorro, directora de Innovación y Proyectos de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, en la provincia de Aragón; y Belén Alonso, subdirectora de análisis de costes de la Dirección General de Gestión Económica y de Compras de Productos Sanitarios y Farmacéuticos de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid.