Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00
Martes, 25 de septiembre de 2012, a las 18:55

Redacción. Santander
La Consejería de Sanidad y Servicios Sociales del Gobierno de Cantabria y el Colegio Oficial de Farmacéuticos pondrán en marcha un programa de deshabituación tabáquica que se desarrollará desde principios de octubre en las farmacias de Santander como experiencia piloto durante un año para extenderse posteriormente de manera progresiva a toda la comunidad autónoma.

Marta Fernández Teijeiro y María José Sáenz de Buruaga.

La vicepresidenta y consejera de Sanidad y Servicios Sociales, María José Sáenz de Buruaga, ha firmado con la presidenta del Colegio de Farmacéuticos de Cantabria, Marta Fernández-Teijeiro,  el convenio de colaboración que articula la puesta en marcha de este programa, aprobado por el Consejo de Gobierno en su reunión de la semana pasada.

El objetivo de este programa, integrado en el Plan Regional sobre Drogas 2009-2012, es facilitar a los fumadores atención personalizada en las oficinas de farmacia para ayudarles a abandonar este hábito.

Se trata de un complemento a los programas de deshabituación tabáquica que se desarrollan actualmente a través del Plan de Prevención y Control del Tabaquismo en los Centros de Atención Primaria y en la Unidad de Deshabituación Tabáquica (Udesta), donde se ofrece tratamiento a personas que necesitan una atención especializada intensiva.

En todo momento, se seguirá en las oficinas de farmacia un protocolo establecido por el Servicio de Drogodependencias de la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales, y consensuado con el Colegio de Farmacéuticos. Además, el Ejecutivo cántabro evaluará y supervisará periódicamente su cumplimiento.

Las farmacias dispensarán productos sustitutivos de la nicotina en sus diferentes variantes, para lo que están habilitados los farmacéuticos. No obstante, en caso de que el usuario requiera tratamiento farmacológico, o si al cabo de un cierto tiempo no se consigue con el protocolo el abandono del hábito tabáquico, será derivado al circuito asistencial del Servicio Cántabro de Salud.

Una vez que se ponga en marcha este programa, a primeros del próximo mes de octubre en Santander, las personas que quieran dejar de fumar podrán acudir a las farmacias acreditadas  para ello.

Una vez realizada la evaluación inicial, el farmacéutico indicará al usuario los pasos a seguir y,  en su caso, le aconsejará si es necesario que acuda a su médico de Atención Primaria.

Solamente podrán participar en este programa los farmacéuticos que hayan completado los programas formativos que los técnicos de Salud Pública de la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales ya han impartido a estos profesionales en Cantabria.

Este programa, similar al existente en diversas comunidades autónomas del país, ha contado con la supervisión del Colegio Oficial de Médicos de Cantabria y con la colaboración del Ayuntamiento de Santander. Además, cuenta con el aval del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos.