Gedeon Richter corrobora la eficacia y seguridad de su tratamiento para miomas uterinos

Cerca del 93 por ciento de las mujeres consiguieron controlar el sangrado al final de cada ciclo con este tratamiento

mié 14 octubre 2015. 11.37H
Redacción. Madrid
Los resultados del estudio Pearl IV han confirmado la eficacia y seguridad de ‘Esmya’ o acetato de ulipristal 5 miligramos para el tratamiento a largo plazo de los miomas uterinos, según ha anunciado Gedeon Richter durante el congreso de la Sociedad Europea de Endoscopia Ginecológica (ESGE, por sus siglas en inglés).

El director ejecutivo de Gedeon Richter, Erik Bogsch.

El estudio, de fase III, aleatorizado y doble ciego, ha concluido que cerca del 93 por ciento de las mujeres consiguieron controlar el sangrado al final de cada ciclo de tratamiento con acetato de ulipristal, y que el volumen de los miomas se redujo en cerca de un 67 por ciento al final del cuarto ciclo de tratamiento.

Además, el uso de ‘Esmya’ supuso una mejoría en la calidad de vida y en el nivel de dolor, incluso en los intervalos sin tratamiento. La mayoría de las reacciones adversas fueron de carácter leve o moderado, y las más frecuentes eran los sofocos y los dolores de cabeza.

El director ejecutivo de Gedeon Richter, Erik Bogsch, ha afirmado que estos datos demuestran que el acetato de ulipristal es una opción “efectiva y bien tolerada” para el tratamiento a largo plazo de los miomas uterinos.

La autorización de comercialización inicial ya fue concedida en 2012 para el tratamiento preoperatorio de síntomas en mujeres adultas en edad reproductiva, y en mayo de 2015 se ha aprobado una nueva autorización para el tratamiento médico intermitente de los síntomas y como alternativa a la intervención quirúrgica.

Falta de tratamientos efectivos

Los miomas uterinos son tumores sólidos benignos que se localizan en el tracto genital femenino y afectan a entre un 20 y un 40 por ciento de las mujeres en edad reproductiva. Sus principales síntomas son un sangrado uterino excesivo, anemia, dolor, micción frecuente o incontinencia e infertilidad.

La psicóloga clínica de la Universidad de Gales de Reino Unido, Deborah Lancastle, ha afirmado que “en el pasado las mujeres a las que se diagnosticaba un mioma uterino se solían sentir desconcertadas por la falta de opciones”, a lo que ha añadido que “será un alivio ofrecer a las mujeres distintas alternativas de tratamiento, incluyendo una opción de tratamiento a largo plazo que no implica cirugía”.

ENLACES RELACIONADOS:

Gedeon Richter llega para liderar la salud de la mujer (05/10/12)