Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:45
Martes, 10 de junio de 2014, a las 21:59
Redacción. Barcelona
Nueve expertos en el sistema sanitario catalán, entre los que se encuentra la diputada Marina Geli, han reclamado este martes una nueva Ley de salud y ordenación sanitaria de Cataluña (Lsosc) que actualice la vigente, aprobada en 1990, con el fin de blindar la competencia sanitaria de Cataluña, y también han pedido a la Generalitat presupuestos más estables en materia social y sanitaria a, al menos, dos años vista.

Marina Geli.

Antes del acto público de presentación del documento, que los expertos han entregado a la Comisión de Salud del Parlamento hace dos semanas, la directora del Programa de Atención Pacientes Crónicos del Área Metropolitana Norte del Instituto Catalán de la Salud (ICS), Montserrat Figuerola, y el economista de la Salud Santiago Marimón han destacado la necesidad de que la Cámara catalana alumbre una nueva ley sanitaria, a la que solo se le puedan añadir modificaciones a través de mayorías cualificadas.

“De otra manera, vamos añadiendo cambios, y ya no nos aclaramos de lo que tenemos”, ha remarcado Marimón, quien ha exigido transparencia a la Generalitat a la hora de gobernar y dar cuenta de las políticas y resultados del sistema sanitario, al que plantean un total de diez propuestas, entre las que se cuentan una apuesta decidida y generalizada para la accesibilidad al sistema sanitario, sin que ésta sea reservada a los afiliados a la Seguridad Social.

El grupo de expertos, entre los que también figuran Josep Maria Armengou, Andreu Banús, Josep Maria Sabaté, Feli Lopa, Joan Canals y Roberto Villaescusa, también ha pedido a la Generalitat que asuma “la responsabilidad” del conjunto del sistema sanitario catalán, ya sea del ICS como de otros consorcios con participación local y comarcal, ha remarcado Figuerola, que ha pedido una clarificación de todos los entes que prestan servicios al sistema.

Una financiación plurianual y estable en materia sanitaria y social, que prevea mínimos y máximos en los presupuestos, es otra de las prioridades del documento, que también pone el acento en la necesidad de contar con un modelo sanitario territorial.

También han pedido un modelo de compromisos establecidos mediante diversas modalidades contractuales, un sistema transparente y que rinda cuentas mediante un sistema de información integrado de la sanidad con financiación pública, así como un código ético y de sostenibilidad aplicado a todas las entidades que prestan servicios públicos.

“Transparencia absoluta”

A su juicio, este modelo de "transparencia absoluta" necesaria debería contar con un sistema de análisis de la información para detectar desequilibrios y riesgos para la cohesión social, la equidad, la estabilidad y la sostenibilidad.
Entre las peticiones también destaca la autonomía de gestión de todos los hospitales y centros de Atención Primaria, con regulación de los límites de decisión para no contradecir los principios de la nueva Lsosc; la importancia de seguir invirtiendo en investigación, pero diferenciando los costes para la salud de los derivados e imputables a la investigación y a la docencia, y regular la asistencia de pacientes con financiación privada.