13 nov 2018 | Actualizado: 21:20

Europa se enfrenta a una escasez de plantillas sanitarias “a medio plazo”

Para contrarrestar esta tendencia, la UE propone trabajar en la formación y aumentar los incentivos económico de los sanitarios

Jueves, 23 de julio de 2015, a las 11:14
Cristina Alcalá. Madrid
La demanda de personal cualificado en la atención sociosanitaria no podrá ser cubierta a medio plazo en la Unión Europea, debido al aumento de los servicios de salud y a la disminución del número de profesionales que trabajan en ellos. Con este rotundo mensaje, la Comisión Europea analiza la situación del reclutamiento y retención de trabajadores sanitarios en el continente en su último informe,  donde insta a los países de la UE a invertir en sus sistemas sanitarios con personal necesario que permita promover una atención segura y de alta calidad.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

Europa alerta de que en muchos países se han manifestado dificultades, tanto en la captación como en la permanencia de los profesionales sanitarios. Las condiciones y duración del contrato; la posibilidad de desarrollo profesional; los incentivos económicos o el apoyo profesional en el ambiente de trabajo son algunos de los factores que estos países quieren mejorar para dar respuesta al problema.

La UE pide atraer a médicos de Familia

En una de sus últimas reuniones, los ministros de Salud de la UE discutieron sobre la importancia de generar empleo en el sector sanitario y la necesidad de aportar enfoques y estrategias innovadoras para atraer a jóvenes a este campo y dotarles de las habilidades necesarias. Para conseguirlo, los titulares de Sanidad han decidido estudiar ocho temas clave en la trayectoria de la carrera de los sanitarios: desde la atracción y retención de los jóvenes al sector y, especialmente, los especialistas en Medicina de Familia; la formación de la carrera profesional vitalicia; la captación de enfermeros a través de la ampliación de prácticas; la provisión de un ambiente laboral adecuado en el hospital a través de la autonomía personal y la participación de sus trabajadores; así como el retorno a la práctica de los profesionales sanitarios.

“Aunque no exista una solución única para estos problemas, el estudio ha identificado ciertos factores de éxito relevantes para determinados tipos de intervenciones sobre reclutamiento y retención, que pueden ayudar a gobiernos y organizaciones sanitarias a diseñar políticas para atraer a personal sanitario”, explica en su informe la Comisión Europea.

Por otro lado, el informe recomienda, por un lado, movilizar a los distintos actores (bien sean políticos, como profesionales) en una estrategia colaborativa; y por otro, diseñar modelos dependiendo de las características del grupo al que se dirigen (por ejemplo, los médicos interinos requieren un enfoque distinto al de los enfermeros, señala el documento).

Asimismo, propone formular objetivos concretos y marcos temporales para la evaluación del reclutamiento, además de invertir en sistemas de seguimiento para conocer la efectividad a largo plazo (como los índices de estatus laboral, el índice de estabilidad del personal, los ratios de rotación de personal, los de vacantes y sustituciones, el número de estudiantes matriculados y el nivel de satisfacción laboral, entre otros).

Cinco ejes sobre los que trabajar

Este organismo identifica cinco ejes claves para acabar con la escasez de la demanda de estos profesionales. El primero de ello, la formación, a través de educación continuada y oportunidades de investigación, especialmente, en aquellas regiones de la UE más desfavorecidas que sufren mayor escasez de personal. El segundo de los puntos está relacionado con la regulación y con permitir a estos trabajadores asumir roles más amplios que permitan el intercambio de tareas dentro del entorno laboral (especialmente en el caso de Enfermería, alerta la UE).

Los incentivos económicos son importantes también a la hora de mejorar la situación. Un factor que la Comisión Europea no ha querido mantener al margen, por lo que ha pedido combinar incentivos financieros con otro tipo de medidas, como formativas o de desarrollo profesional, así como ofrecer unas cuantías económicas “convincentes y atractivas” para atraer a profesionales a zonas desatendidas y mantenerlos en las mismas.

El apoyo profesional y personal en el ambiente de trabajo también es otro de los puntos a mejorar, según Europa, por lo que instan a elaborar un entorno laboral adecuado que permita dar apoyo al trabajador durante las distintas etapas de su vida (como medidas específicas para empleados con niños, personal envejecido, etcétera); implementar actividades que apoyen el bienestar físico y emocional de los sanitarios y dotar de instalaciones y servicios para conciliar la vida personal con la laboral.

Por último, otro tipo de intervenciones que propone la Comisión Europa es combinar la formación con medidas de apoyo profesional a fin de mejorar el reclutamiento y la retención de estos trabajadores.

ENLACES RELACIONADOS:

Informe de la Unión Europea sobre reclutamiento y retención de personal sanitario

Mínimo histórico de personal contratado en el SNS (02/07/15)