Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00

El Sindicato Médico pide recuperar al guardia de seguridad en los centros que sean conflictivos

Asegura que el ICS los ha retirado como consecuencia de las restricciones presupuestarias

Miércoles, 27 de mayo de 2015, a las 13:57
Redacción. Barcelona
Metges de Cataluña solicita al Instituto Catalán de la Salud (ICS) que reconsidere su decisión de suprimir el servicio de vigilancia en algunos centros sanitarios, como consecuencia de las restricciones presupuestarias, y recupere la figura del guardia de seguridad en aquellos dispositivos asistenciales que registran más situaciones conflictivas por agresiones físicas o verbales al personal sanitario.

Francesc Duch, secretario general de Metges.

Este es el caso del Centro de Atención Primaria (CAP) de Constantí, asegura el Sindicato Médico, donde hace unos días una facultativa recibió amenazas e intimidaciones por parte de un paciente. “Se trata de un problema recurrente en este CAP, ya que atiende a una población con un elevado número de drogadictos y pacientes con trastornos de conducta”, tal como denuncia la plantilla en un escrito al que ha tenido acceso el sindicato, dirigido al director de Atención Primaria y al gerente territorial del ICS en el Camp de Tarragona, Daniel Ferrer-Vidal y Pere Montserrat, respectivamente.

Se da la circunstancia de que el ICS redujo recientemente los servicios de seguridad en el CAP de Constantí, manteniéndolos solo los fines de semana. “Desde que no hay guardia de seguridad, se producen de manera recurrente episodios de violencia, insultos, intimidaciones y amenazas en el área de atención al usuario, en la sala de espera y en las consultas”, han explicado los profesionales que alertan de que los protocolos y las medidas de seguridad pasiva que hay en el centro son “claramente insuficientes” para garantizar la seguridad de los trabajadores y la del resto de pacientes.

Metges considera que “la problemática que se vive en Constantí no es diferente a la de otras localidades e insta al ICS a tomarse en serio las amenazas a médicos y a otros profesionales de la salud, así como a reponer los guardias de seguridad en los equipamientos sanitarios con conflictividad manifiesta”.