21 nov 2018 | Actualizado: 15:10
Lunes, 16 de febrero de 2015, a las 17:17
Redacción. Madrid
El Hospital Universitario Ramón y Cajal y el Instituto de Salud Carlos III dota a los pacientes cardiacos de un teléfono de última generación, en el cual está instalada la aplicación e-Salud, desarrollada por ambos centros, que recoge sus constantes vitales en tiempo real así como impulsa la realización de ejercicios a seguir durante la rehabilitación.

Juan José Equiza, gerente del Hospital Ramón y Cajal.

En concreto, la Comunidad de Madrid coordina este proyecto de rehabilitación cardiaca domiciliaria, que se lleva a cabo a través de la Unidad de Rehabilitación Cardiaca del Ramón y Cajal, junto a la Unidad de Investigación en Telemedicina y la e-Salud del Instituto de Salud Carlos III.
 
Así, la aplicación, guarda, entre otras cuestiones, la frecuencia cardíaca y saturación, que son incluidas a la historia clínica volcada previamente en el terminal, de tal forma que el médico dispone en tiempo real de todos los datos clínicos del paciente a su alcance mientras realiza la actividad física.

Y es que, gracias a esta aplicación, el paciente puede realizar los ejercicios, que previamente le han sido indicados en el hospital por los médicos rehabilitadores y fisioterapeutas al entregarle el terminal.

En este sentido, se incentiva a los pacientes mediante mensajes para que realicen la práctica física que les ha sido designada, y se les estimula de tal manera que también realiza un apoyo psicológico dentro del control de los factores de riesgo cardiovascular.

A través de la rehabilitación cardíaca domiciliaria, el médico posee datos constantes de los pacientes, que le permiten, si fuese necesario, ponerse en contacto con ellos para corregir, aumentar, disminuir o variar los tratamientos, ya sean en el tipo de ejercicio físico, su duración o intensidad.

Una vez finalizadas las ocho semanas que dura la rehabilitación con el seguimiento a distancia, el paciente acude de forma presencial a una consulta en el hospital, donde se le realizan de nuevo las pruebas diagnósticas correspondientes para que el médico determine si el proceso de rehabilitación se da por concluido o si bien, debe continuar, según los parámetros obtenidos.

Este sistema utiliza la plataforma tecnológica Pites -Plataforma de Innovación en Telemedicina y e-Salud, basado en un recurso web y aplicaciones móviles, que utiliza recursos multimedia como textos, esquemas, vídeos, glosarios, enlaces, propios y externos; mensajería privada y video llamadas.

El programa se inició en junio de 2014, con una fase inicial de prueba con pacientes, en la que se valoró el conocimiento de las tecnologías de la información por parte de los mismos, adaptándose la aplicación informática a sus conocimientos tecnológicos. Los resultados fueron excelentes, iniciándose el estudio en octubre de ese mismo año.