Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00
Viernes, 20 de marzo de 2015, a las 14:28
Redacción. Valladolid
El consejero de Sanidad, Antonio Sáez Aguado, ha expresado este viernes su convencimiento de que el plan de ordenación de las plantillas de urgencias en el que se trabaja en estos momentos con la Sociedad de Urgencias y Emergencias y con los jefes de este servicio en los 14 hospitales de la comunidad permita dar más estabilidad en el empleo de unos profesionales que, según ha reconocido, tienen un menor índice de estabilidad.

Sáez Aguado.

El consejero ha apelado en concreto a los efectos de la recuperación de la economía para aprovechar estas mejores circunstancias financieras para abordar el tema de las plantillas de los servicios de urgencias, “más peculiar”, según ha explicado, al haberse acentuado la situación de menor estabilidad por la imposibilidad de modificar las plantillas en estos años de crisis lo que ha obligado a contratar a personal de forma temporal.

Dicho esto, Sáez Aguado ha aprovechado su última comparecencia en la Comisión de Sanidad de las Cortes para negar cualquier tipo de colapso de los servicios de urgencias a pesar de la “presión asistencial” que ha reconocido que existió al inicio del año por patologías relacionadas con virus respiratorios lo que llevó, ha relatado, a reforzar estos servicios de urgencias.

Según los datos que ha aportado el consejero, en los últimos meses de 2014 se pusieron en servicio 476 camas hospitalarias y se sumaron 261 profesionales para reforzar tanto las unidades de hospitalización como los citados servicios de urgencias lo que ha permitido dar una respuesta “razonable y adecuada” a una situación que, según ha aclarado también, tampoco ha sido específica en Castilla y León.

“No se han producido incidencias de largas esperas”, ha afirmado a este respecto el consejero quien sí ha reconocido “momentos puntuales” en los que “algunos centros hospitalarios”, ha citado en concreto el Complejo Asistencia de Ávila y el de León,  alcanzaron una ocupación del cien por cien de las camas.