Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 13:50

El Nisa Pardo de Aravaca presenta su programa de parto natural de baja instrumentación

El hospital ha diseñado un amplio espacio para la libre movilidad de la futura madre, en el que se han instalado múltiples alternativas para el desarrollo de la dilatación y parto fisiológicos

Martes, 21 de abril de 2015, a las 13:24
Redacción. Madrid
El Hospital Nisa Pardo de Aravaca ha presentado su nuevo programa de parto natural de baja instrumentación que responde a una demanda cada vez más creciente en la búsqueda de un parto más natural y menos instrumentalizado e intervencionista. Por ello, el centro ha desarrollado unas instalaciones exclusivas adaptadas a estas necesidades, y donde los profesionales atienden, de media, 1.000 partos al año.

Fernández Moya.

Dentro de este programa, el hospital ha diseñado un amplio espacio para la libre movilidad de la futura madre, en el que se han instalado múltiples alternativas para el desarrollo de la dilatación y parto fisiológicos. Cuenta con una bañera para la fase de dilación, una liana, pelota de pilates, cama adaptable a diferentes posiciones (semifowler, litotomía y decúbito lateral, entre otras), luz natural y artificial, y reproductor de música y vídeos elegidos por la madre para la relajación. Con todo ello, se intenta aliviar el dolor sin necesidad de recurrir a la anestesia epidural y crear un clima agradable y relajado.

Ubicado al lado de los quirófanos

Además, la ubicación de esta habitación en la zona de partos del hospital, junto a los quirófanos dedicados a nacimientos, permite atender a la madre y al bebé de forma inmediata y con todos los medios contemplados en protocolo asistencial habitual en caso de que padecieran cualquier complicación durante el alumbramiento.

Un parto natural presenta diversas ventajas: nada interviene entre el hijo y la madre, y ésta puede sentir sus movimientos para ayudarle a llegar al mundo. Además, la recuperación es más rápida y se eliminan los posibles efectos secundarios de la anestesia epidural, entre otras. Pero también requiere mayor preparación por parte de la madre, además de conllevar algunos riesgos, como posibles desgarros y complicaciones en el momento de dar a luz.

Para minimizar riesgos en los nacimientos, el programa contempla un trabajo coordinado entre los servicios de obstetricia, matronas, neonatología y anestesiología, y pone a disposición de los futuros padres sus aulas de educación maternal para que dispongan de toda la información posible y asistan ese día con la mejor preparación. Este programa se suma a los ya existentes en el hospital: Piel con Piel y Lactancia Materna (según las Guías de Unicef).

“El fin fundamental de todo nuestro esfuerzo es que los protagonistas en ese día único sean la futura madre y su bebé, con un parto respetado al máximo, con el mínimo intervencionismo” ha señalado Fernández Moya, coordinador del Servicio de Ginecología y Obstetricia. “En el Hospital Nisa Pardo de Aravaca procuramos que la bienvenida de los bebés que nacen en hospital sea especial y se acerque a lo más soñado por su padres ya sea a través de un parto natural de baja instrumentación o de un parto con intervención médica”.

ENLACES RELACIONADOS:


El Nisa Pardo de Aravaca ya cuenta con una Unidad de Patología Cervical (23/03/15)