Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 20:10

Medicina de Familia ve trabas en la relación con el hospital

El 80% cree que no existe la coordinación idónea, lo que le genera desgaste profesional

Miércoles, 07 de noviembre de 2012, a las 17:24

Redacción. Madrid
Los médicos de familia son los profesionales de Primaria que tienen niveles más altos de burnout o desgaste profesional. Así lo afirma el estudio Evolución del 'burnout' y variables asociadas en los médicos de Atención Primaria, publicado en la revista Atención Primaria de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (Semfyc).

Fuente: semFYC

La población de estudio estaba formada por los médicos de Atención Primaria del Área de Salud de Burgos. De los datos se desprende que la inadecuada coordinación del primer nivel asistencial con los especialistas hospitalarios y enfermería es la variable más determinante asociada al desgaste profesional que sufren muchos de estos profesionales sanitarios. Más del 80 por ciento de los médicos de familia cree que la coordinación con la Atención Especializada no es la adecuada, mientras que el 28,3 por ciento opina lo mismo respecto al personal de enfermería. Una situación que repercute directamente en el trabajo en equipo y la calidad de la atención prestada.

Uno de cada 113 ‘se quema cada año’

El 20 por ciento de los médicos de familia sufre un desgaste profesional máximo (puntuación alta en las tres dimensiones: cansancio emocional, la despersonalización y la realización personal), considerándose difícilmente recuperables para un adecuado ejercicio profesional. .Además, por cada 113 médicos de familia, cada año uno de ellos se suma a los que ya padecen burnout.

En esta línea, los autores, que llevaron a cabo un estudio analítico prospectivo en 2005 y 2007 respectivamente, observaron un aumento de la prevalencia de burnout (68,8%) de casi un punto con respecto a 2005. Por contra, en base a los resultados del estudio, los autores concluyen que el empleo estable y de calidad es una variable importante a la hora de mitigar el desgaste profesional.