Es necesaria una mayor integración de las TIC



18 sep 2014. 13.17H
SE LEE EN 3 minutos
Redacción. Madrid
Apostar por la interoperabilidad de los sistemas tecnológicos mejoraría la calidad, la eficacia y la eficiencia de los servicios sanitarios, según han concluido los expertos reunidos en la jornada ‘Innovación, TIC y sostenibilidad de la sanidad’ organizada por el Foro de Empresas Innovadoras y GMV en Madrid, en  la que se ha analizado la realidad actual del sistema, que se enfrenta a la necesidad de abordar mejor las enfermedades crónicas y las patologías de una sociedad cada vez más envejecida.

Fernando Mugarza,
director de Comunicación
y Desarrollo Corporativo
del IDIS.

Durante su intervención, el director de Comunicación y Desarrollo Corporativo del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), Fernando Mugarza, ha resaltado que “los profesionales  y especialistas de la medicina son las fuentes a las que se recurre de manera más habitual para obtener información sobre temas de salud, pero cada vez son más las personas que recurren a las nuevas tecnologías como fuente de información en salud, hasta un 29,9 por ciento” según el Observatorio de las Telecomunicaciones y de la SI. Así, el encuentro ha destacado la importancia de integrar las nuevas tecnologías en el sistema sanitario para permitir un acceso más fácil a la información del paciente que, además, lograría mejorar la ecuación del coste-eficiencia, la libre movilidad del paciente a lo largo del sistema sanitario o el acceso del paciente a su historial clínico.

Las nuevas tecnologías en el ámbito sanitario ofrecen mejoras en la calidad asistencial, pero también proporcionan a los profesionales del centro información en cualquier momento. La incorporación de la historia clínica electrónica, la cita médica por Internet o la receta electrónica son algunos ejemplos. Además, la evolución del paradigma en la salud y la medicina ha llevado a la denominada mHealth (salud móvil), que supone ahorros en el gasto sanitario, mayor eficiencia, cambios en los hábitos y educación y nuevas formas de interacción con los pacientes. La telemedicina es un buen ejemplo de este tipo de novedades; de hecho ya está implantada en algunas clínicas y hospitales privados donde “los pacientes pueden realizar consultas con su médico habitual a través de una webcam y una serie de elementos básicos de diagnóstico sin necesidad de desplazamientos al centro, lo que permite una mayor accesibilidad, un seguimiento más personalizado del paciente y un alivio de los tiempos de demora en las citaciones” explica Mugarza.

Propuestas concretas

Aunque las nuevas tecnologías presentan innumerables ventajas en el entorno sanitario, los expertos encuentran algunos obstáculos en la interoperabilidad. “La necesidad de adaptación de los sistemas de información, la fragmentación de los sistemas de salud en 17 sistemas o la protección de la privacidad y datos de los pacientes son algunos de los obstáculos que deberían solventarse para la efectividad del modelo”, ha señalado Mugarza.

Así, en la línea de lo expuesto por el director general del IDIS, Manuel Vilches, en una jornada celebrada el pasado martes en Alcalá de Henares, Mugarza ha vuelto a insistir en la necesidad de llevar a cabo acciones sobre la gobernanza y actuar sobre los procedimientos y procesos para lograr un sistema sanitario sostenible a través de las nuevas tecnologías.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.