Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 21:50

El Gobierno plantea integrar trece centros tecnológicos en cuatro sectores de negocio

Pretende aumentar la dimensión de las sedes para ganar en competitividad y excelencia

Miércoles, 07 de noviembre de 2012, a las 19:43

Redacción. Pamplona
El Gobierno ha diseñado un nuevo modelo de red tecnológica que integra trece de los catorce centros tecnológicos existentes en la Comunidad Foral en torno a cuatro grandes ámbitos sectoriales: energía, agroalimentación, industria y biotecnología. El sector biomédico, estará constituido por la alianza de los centros de investigación de medicina aplicada o biomédica CIMA y CIB.

Lourdes Goicoechea, consejera de Economía, Hacienda, Industria y Empleo.

La nueva organización consiste en la reordenación de los centros tecnológicos, tras un proceso previo de integraciones de centros tanto de carácter público como privado. De esta forma, se constituirán cuatro grandes áreas sectoriales que englobarán a cinco centros.

Asimismo, se ha contado con la colaboración de los centros tecnológicos implicados, de los cuales diez ya han dado su aprobación al proyecto a través de sus órganos de decisión y los otros tres restantes están en proceso de análisis.

El nuevo modelo de red tecnológica propone dar solución a la excesiva fragmentación de los centros tecnológicos existentes en la actualidad que hace que pierdan liderazgo en el ámbito nacional e internacional y dificulta su acceso a fondos europeos.

Así, pretende incrementar la eficiencia y actividad de los centros, de manera que den un mejor servicio y logren un mayor impacto económico y social  así como que contribuyan a la creación de empresas.

Como objetivo, el Gobierno se ha planteado mejorar la financiación europea tanto a nivel privado como público, pasando de una financiación actual proveniente de Europa de un 5 por ciento a un 20 por ciento en los próximos cinco años. En este sentido, se ha fijado cambiar los porcentajes de la financiación público-privada, y pasar de un modelo actual con una financiación público-privada de un 45 por ciento-55 por ciento a otro de un 30 por ciento-70 por ciento, en el plazo de cuatro años.

Además, considera necesario mejorar el nivel de excelencia de la red tecnológica, lo cual permitirá un mayor grado de especialización, de modo que los centros puedan liderar proyectos en el ámbito europeo.