Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 21:50

El Dr. Negrín opera cada año 12 casos de Parkinson con una cirugía devuelve la autonomía perdida

Los expertos aseguran que un diagnóstico adecuado y precoz permite instaurar una terapia eficaz

Miércoles, 10 de abril de 2013, a las 16:03

Redacción. Las Palmas de Gran Canaria
Los servicios de Neurología y Neurocirugía Funcional y Tratamiento del Dolor Crónico del Hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negrín, dependiente de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, realizan cada año entre 10 y 12 intervenciones quirúrgicas a pacientes con enfermedad de Parkinson mediante cirugía de neuromodulación que estimula el cerebro y mejora la calidad de vida de los pacientes con esta patología.

La cirugía neuromoduladora estimula el cerebro mediante el implante de dos electrodos que reestablecen el equilibrio de los circuitos que no están funcionando de forma adecuada. La técnica, que solo se realiza con sus nuevas características mínimamente invasivas en cuatro hospitales más del territorio nacional, ofrece al paciente la posibilidad de ser intervenido quirúrgicamente en los casos en los que no responde a la medicación

El Hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negrín -que es centro de referencia autonómica para la Cirugía del Parkinson- ha operado hasta la fecha a 70 pacientes con esta técnica, la más novedosa que existe actualmente para esta patología y que sólo se aplica, con sus nuevas características mínimamente invasivas, en cuatro hospitales más del territorio nacional (Clínico de Valencia, Carlos Haya de Málaga, Clínico de Madrid y La Fe de Valencia).

La cirugía neuromoduladora consiste en implantar dos electrodos en el cerebro que reestablecen el equilibrio de los circuitos que no están funcionando de forma adecuada, mediante un sistema parecido a un GPS-Navegador con el que se logra no destruir nada del cerebro sino estimularlo. Además, es una técnica bilateral y reversible, lo que permite realizar modificaciones en la localización de los electrodos y de los parámetros de estimulación.

Los expertos aseguran que un diagnóstico adecuado y precoz permite instaurar una terapia eficaz, que es además capaz de aumentar la calidad y la expectativa de vida del paciente. Existen diversos medicamentos y técnicas de rehabilitación que aportan un beneficio importante durante buena parte de la enfermedad.

Los neurólogos establecen tres tipos de tratamientos para los pacientes que no responden eficazmente a la medicación tradicional. Los implantes de bombas de Apomorfina, los de Duodopa y la cirugía. Cada una de las opciones se prescribe en función del historial de cada paciente.