Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 10:05

El Defensor del Pueblo advierte de que siguen existiendo déficits y lagunas en salud mental

Considera que es urgente desarrollar una cartera de servicios del SNS en esta área clínica

Domingo, 09 de diciembre de 2012, a las 23:42

Íñigo Lamarca, defensor del pueblo vasco.

Redacción. Bilbao
El informe 'Aproximación a la atención de la salud mental de la infancia, adolescencia, juventud y vejez en la Comunidad Autónoma del País Vasco', publicado este viernes por el Defensor del Pueblo vasco (Ararteko), señala que a pesar de los  avances que se han producido en este campo, siguen existiendo "déficits y lagunas".

El Defensor del Pueblo vasco subraya que el problema no reside en la regulación sobre los derechos de estos colectivos, sino en la ausencia de una "implementación adecuada" de los mismos. Además, afirma que resulta "urgente" desarrollar una cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud en todas aquellas cuestiones específicas de la atención a jóvenes y mayores con problemas de salud mental.

El estudio indica que "la grave crisis económica actual supone un preocupante riesgo para el acceso, nivel y calidad de las prestaciones sanitarias y sociales". Asimismo, destaca que la mala situación de la economía "ha conducido a un notable detrimento de la salud mental de la ciudadanía en general".

A su juicio, "es precisamente en estos momentos cuando han de redoblarse los esfuerzos para mejorar el acceso a los servicios de salud mental, la atención dispensada y la formación de las y los profesionales".

Recursos Insuficientes

Por otra parte, llama la atención sobre la importancia de una adecuada coordinación de las distintas redes que  operan en este campo, como la red sanitaria, los servicios sociales, la educación o la Justicia.

El Ararteko pide que el Gobierno vasco y las diputaciones desarrollen convenios de colaboración para garantizar servicios de asistencia psiquiátrica rehabilitadora en centros residenciales y para dimensionar adecuadamente los recursos. El informe advierte de la "preocupante insuficiencia" de recursos de alojamiento con distintos grados de supervisión para las personas con problemas de salud mental. También considera "urgente" la puesta en marcha de una unidad especializada en trastornos de  personalidad en su modalidad de centro de día.