16 nov 2018 | Actualizado: 09:00

El Colegio de Ópticos asegura que el 40% de los escolares “no ve bien la pizarra”

La mayoría de los casos se trata de “leves disminuciones de visión, y se ha informado a los padres para que los niños sean examinados

Viernes, 18 de marzo de 2011, a las 15:17

Redacción. Murcia
El Colegio de Ópticos-Optometristas de la Región de Murcia (Coorm) ha afirmado que el 40 por ciento de los escolares no ve bien la pizarra de lejos y que esta falta de agudeza visual podría afectar al rendimiento académico, según han

Este colegio ha puesto en marcha, junto a la Facultad de Óptica y Optometría de la Universidad de Murcia, una campaña de prevención destinada a realizar chequeos visuales a los escolares. En esta ocasión, los centros que han participado han sido el CEIP Nuestra Señora de Atocha, el CEIP San Andrés y el CEIP Virgen de la

Asimismo, los ópticos-optometristas realizaron pruebas para detectar alteraciones que pudieran interferir en el desarrollo académico de los escolares como: agudeza visual de lejos; agudeza visual de cerca; capacidad de fusión y coordinación binocular.

Aunque en la mayoría de los casos se trata de “leves disminuciones de visión, se ha informado a los padres para que los niños sean examinados con mayor profundidad”.

El Colegio ha aconsejado que estos exámenes “se pueden realizar en los gabinetes de optometría de los establecimientos de óptica, donde los ópticos-optometristas cuentan con el equipamiento y las instalaciones más apropiadas para confirmar dicha alteración visual y proporcionar, en caso necesario, el tratamiento oportuno”.

También se ha comprobado la distancia a la que los niños se colocan para las tareas de escritura, concluyendo que “más del 50 por ciento se acercan demasiado, un dato que, como señala Alicia Gómez Martínez, secretaria del Coorm, “requiere una supervisión por parte de los padres y profesores para ayudar a corregir este hábito”.

De hecho, tras los chequeos, las actividades concluyeron con unas charlas informativas en los centros educativos, donde se ha informado sobre las habilidades visuales que los escolares deben desarrollar adecuadamente para afrontar su etapa académica, además de ofrecer una serie de consejos para que sean detectadas las disfunciones acomodativas, que suelen provocar fatiga visual y otros síntomas, cuando el tiempo dedicado a las tareas de lecto-escritura sobrepasa una determinada duración.