Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 20:10

El Clínico valida un nuevo monitor para RCP

El aparato informa de la frecuencia y profundidad del masaje cardiaco externo

Viernes, 27 de noviembre de 2015, a las 17:49
Redacción. Madrid
El Hospital Clínico San Carlos de Madrid ha validado un nuevo monitor desfibrilador para reanimación cardiopulmonar (RCP) y ha programado una serie de cursos de formación continuada específica para ratificar su aval a esta nueva tecnología.

A la par que la reciente publicación actualizada de las ‘Guías de Resucitación Cardiopulmonar’, los instructores en Soporte Vital Avanzado del Servicio de Medicina Intensiva del Clínico San Carlos, los médicos Juan Carlos Martín Benítez, Fernando Martínez Sagasti y María Bringas Bollada, han programado talleres específicos de RCP para validar el nuevo monitor.

Los médicos Juan Carlos Martín, Fernando Martínez Sagasti y María Bringas con los alumnos que han participado en el primer curso con el nuevo monitor desfibrilador.

Este nuevo dispositivo incluye la función de ayuda Real CPR Help,  que ofrece auxilio en tiempo real al reanimador para que el masaje cardiaco externo sea de la profundidad y frecuencia óptimas, así como a que los tiempos de interrupción de dichas medidas, cuando es necesario desfibrilar, sean lo más cortos posibles para lograr los mejores resultados tanto en número de paradas cardiacas recuperadas como en que los pacientes sufran las menores secuelas neurológicas posibles.

Dirigido a todos los médicos residentes del citado Servicio de Medicina Intensiva del hospital, este primer curso-piloto pretende  ser el primero de un programa que permita formar tanto a los residentes como al resto del personal sanitario.

Supervivencia al paro cardiaco

Las ‘Guías de la American Heart Association de 2010 para reanimación cardiopulmonar y atención cardiovascular de emergencia’ lograron que aumentase el interés por los  métodos que se emplean para asegurar el uso de técnicas de reanimación cardiopulmonar (RCP) de alta calidad en todos los intentos de reanimación.

Esta RCP presenta cinco componentes fundamentales ya que minimiza las interrupciones de las compresiones torácicas, realiza compresiones con una frecuencia y una profundidad adecuadas,  logra una completa expansión del tórax entre compresiones y evita una ventilación excesiva.

Una RCP de alta calidad es el componente que más influye en la supervivencia al paro cardíaco. Las víctimas a menudo no reciben una RCP de alta calidad debido a la dificultad que tiene para el profesional mantener el correcto ritmo y profundidad del masaje cardiaco durante todo el tiempo que dura el paro.

Este nuevo dispositivo elimina esta dificultad incluso en el reanimador entrenado, aportándole indicadores de rendimiento de la RCP; monitorización, retroalimentación e integración de la respuesta del paciente en la RCP. Una logística de equipo para asegurar la eficacia de la RCP de alta calidad.