Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:15
Viernes, 23 de enero de 2015, a las 12:33
Redacción. Bilbao
El consejero de Salud del Gobierno vasco, Jon Darpón, ha considerado que las listas de espera para operaciones quirúrgicas en Osakidetza presentan "un ratio francamente bueno", con una media de 50 días, y ha asegurado que, en el resto de comunidades españolasm se sitúa por encima de la media de País Vasco.

Si bien ha reconocido que a nadie le gusta esperar si está esperando una intervención quirúrgica."Cincuenta días de media significa que de las 220.000 operaciones que hace Osakidetza al año nadie de media espera más de 50 días, lo que es un ratio francamente bueno y está en los objetivos que nos marcamos", ha insistido.

Darpón.

A su parecer, tener una "lista de espera cero es imposible, porque eso significa tener recursos ociosos esperando a que alguien quiera operarse". "Esto en un sistema de salud de carácter universal y financiado por impuestos íntegramente sería un derroche de dinero", ha apuntado.

En referencia a los enfermos de hepatitis C, ha asegurado que "no vamos a dejar a nadie sin tratamiento", lo que no significa que se trate a todos los enfermos "a la vez y desde el primer día porque eso no es lo que hace falta".

Respecto al hecho de que Osakidetza haya decidido incluir la vacuna contra el neumococo en el calendario infantil, Darpón ha subrayado que "las vacunas ni ponen ni quitan votos", y ha advertido de que si hasta la fecha ésta no se había introducido es "porque no había riesgo epidemiológico y no había estudios concluyentes". "Y porque 2.400.000 euros en las circunstancias actuales son un coste sumamente elevado", ha añadido.

En este contexto, ha valorado que, en Euskadi, el 95 por ciento de los niños cumplen todo el calendario vacunal y que, a los 16 años, el 90 por ciento tiene puestas las vacunas "más importantes". "La gente se fía de sus médicos y de las recomendaciones del Departamento", ha apostillado.

Por lo que se refiere a las ayudas al copago, ha incidido en que la partida presupuestaria destinada a este fin es "ampliable", por lo que, en Euskadi, no va haber nadie enfermo “por motivo económicos pudiendo tener un tratamiento".