Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 11:00

Carlos Sola, nuevo director del Centro de Transfusión regional

El nombramiento es hematólogo de la Fundación Hospital Calahorra

Martes, 23 de febrero de 2016, a las 16:34
Redacción. Logroño
La Consejera de Salud, María Martín, ha presentado este martes al nuevo director del Centro de Transfusión de La Rioja, Carlos Sola. El nuevo director es especialista en hematología y hemoterapia de la Fundación Hospital Calahorra, donde trabajó desde 2008 hasta finales de 2015, cuando fue designado para el cargo.

Carlos Sola (en el centro) durante su presentación como nuevo director del Centro de Transfusión de La Rioja.

El director del Centro de Transfusión de La Rioja, puesto que venía ocupando hasta ahora Ana Polo, se encarga de regular la hemodonación y hemoterapia, según se contempla en el Decreto 13/2006. Es el responsable de cada unidad de sangre o de componentes sanguíneos que se hayan extraído, procesado o estudiado, sea cual sea su destino.
 
Asimismo, se encarga de proporcionar información a las autoridades sanitarias competentes en los procedimientos de autorización y del cumplimiento de los requisitos establecidos sobre personal, calidad, documentación, registro, trazabilidad y notificación de efectos y reacciones adversas graves.
 
Promoción de la donación
 
Una función destacada para el nuevo director va a ser liderar la promoción de la donación de sangre en la Comunidad Autónoma de La Rioja. Papel que, como responsable del Banco de Sangre, va a asumir en el marco del futuro Plan de hemodonación, hemoterapia y hemovigilancia, en el que el sistema público de salud de La Rioja está trabajando. Se trata de un plan que se basa en dos líneas de acción: la promoción de la donación de sangre en la región y la vigilancia para garantizar la seguridad del proceso.
 
Martín, que ha presentado a Sola durante una visita a la sede del organismo que va a dirigir, ha querido felicitar a todos los donantes de sangre de La Rioja y agradecer “su generosidad”, ya que sin ella “sería imposible disponer de la sangre necesaria para que el sistema sanitario riojano puediera funcionar con normalidad”.
 
En cuanto a la seguridad, las medidas ya existentes se verán incrementadas próximamente con una más que garantizará la “bioseguridad” y la “trazabilidad”. Se trata de la puesta en marcha de un sistema de lectura automatizada de los códigos de barras.