Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 09:50

Caen las donaciones y los trasplantes renales

La asociación ha recordado a la Administración que “debe proteger a las personas con un alto grado de dependencia sanitaria”

Jueves, 21 de febrero de 2013, a las 17:06

Redacción. Pamplona
Navarra fue en 2012 la comunidad española con la tasa de donantes más baja, 18,6 personas por millón, y la penúltima en el número de trasplantes renales, un total de 32, solo por delante de La Rioja, donde se hicieron cinco.

Marta Vera, consejera de Salud.

Así lo han resaltaron desde la Asociación para la Lucha contra las Enfermedades del Riñón (Alcer) de Navarra, para quien las donaciones y los trasplantes han retrocedido de "una manera muy preocupante" en la comunidad, máxime cuando en 2011 se llegó a 32,8 donantes por millón de población, muy cerca de la media de España (34,8).

La sociedad navarra, sin embargo, cuenta con uno de los niveles de concienciación más alto, ya que, mientras en España la media de negativas familiares a la donación está en un 15 por ciento, en Navarra se sitúa por debajo del 6 por ciento.

Ante la caída de las donaciones y los trasplantes, Alcer Navarra ha recordado a la Administración que "debe proteger a las personas con un alto grado de dependencia sanitaria y que no debe priorizar los números a la salud", según ha destacado en un comunicado.

"Pedimos a la administración mayor implicación en la promoción de la donación y el trasplante", ha añadido la asociación, para quien "no es suficiente la concesión de unas subvenciones, cada año más reducidas por la imposición del recorte en gasto público, y considerar que se ha cumplido".
 
Administración y entidades sociales, a su juicio, deben ser un binomio de lucha conjunta contra las problemáticas que afectan a las personas con una dependencia sanitaria absoluta, como es el caso de los enfermos renales en diálisis.

Para la asociación, el departamento de Sanidad debería contribuir "más y con más medios" a la promoción de la donación en cualquiera de sus técnicas, de cadáver, de vivo emparentado, de vivo cruzado o en cadena y de vivo no emparentado conocida como la figura del "buen samaritano".

Al respecto, la asociación ha criticado que en Navarra no se haya implantado la donación en asistolia intrahospitalaria, o muerte por parada cardíaca en un centro hospitalario, que ha ayudado a compensar el descenso de trasplantes por muerte encefálica, que podría incrementar el número de donantes un 20 o 30 por ciento".

Frente al aumento del 15 por ciento en este tipo de trasplantes en el conjunto de España, en Navarra, según la organización, sólo se han realizado cuatro trasplantes de donante vivo tanto en 2011 como en 2012.

La puesta en marcha del servicio centralizado de urgencias y de atención UCI del Complejo Hospitalario impulsaría la mejora de las donaciones, en opinión de Alcer, quien ha demandado una evaluación sobre el potencial de la comunidad.

Para ello, propuso que se retome la Comisión Consultiva de Trasplantes, que no requiere de dotación de fondos sino "la implicación e interés" de todos los agentes intervinientes en el ámbito de la donación y el trasplante para trabajar de manera conjunta.