Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 13:30

Bildu asegura que las derivaciones a la CUN han crecido un 600% desde 2014

Apuesta por acabar con el “clientelismo” de UPN en sanidad

Martes, 07 de abril de 2015, a las 15:45
Redacción. Pamplona
EH Bildu ha considerado que la pasada legislatura ha sido “demoledora” para la sanidad navarra, con una gestión “nefasta” basada en criterios economicistas, la imposición y la soberbia, por lo que ha defendido “acabar con el clientelismo y el amiguismo que impregna las políticas de UPN”.

Asun Fernández de Garaialde.

Según ha afirmado el grupo nacionalista, los índices de febrero muestran un incremento del 600  por ciento en derivaciones a la Clínica Universitaria (CUN) con respecto a las del mismo periodo en el año 2014.

Así lo han expresado sus portavoces, Bakartxo Ruiz y Asun Fernández de Garaialde, en una rueda de prensa en la que han hecho balance de la actual legislatura en materia de salud y han planteado sus propuestas, basadas en el fomento de lo público frente al modelo privado.

Al analizar la gestión de UPN, Fernández de Garaialde ha destacado que no se ha tenido en cuenta la opinión de la mayoría social, política y sindical. “Durante estos cuatro años, el gobierno ha adoptado medidas muy graves con unas consecuencias absolutamente nefastas para miles de navarros”, ha señalado para resumir que “se han dedicado a hacer recortes, privatizaciones y reorganizaciones mal planteadas”.

La portavoz ha destacado como principales errores la falta de previsión y planificación, las continuas imposiciones y la falta de recursos, así como la sobrecarga de trabajo, el malestar generalizado en todos los estamentos profesionales y la pérdida de la calidad asistencial en la sanidad pública.

Asimismo, ha señalado que, “con la excusa falaz de la crisis y de supuestos ahorros, lo que UPN ha dejado todavía más en evidencia es su modelo sanitario. Han seguido apostando por privatizar y por seguir engordando a entidades privadas a costa del dinero público”.

Un ejemplo paradigmático de lo que ha supuesto esta legislatura ha sido a su entender la privatización de las cocinas, aunque también ha considerado que se han infrautilizado recursos propios y han prevalecido las “derivaciones sistemáticas a la CUN, con convenios propios para la atención de sus propios trabajadores”.