17 dic 2018 | Actualizado: 08:00

Al menos 150.000 vascos necesitan atención sociosanitaria

Los servicios sociales generan 30.000 empleos directos e indirectos en el País Vasco

lun 08 octubre 2012. 22.47H

Redacción. Bilbao
Al menos 150.000 personas del País Vasco, la mayoría mayores de 65 años, "necesitan especialmente" que los servicios sociales y de sanidad "trabajen de manera más convergente" para recibir atención sociosanitaria. Entre ellos, se encuentran tanto personas a las que les ha sido valorada su dependencia como los enfermos crónicos, según ha explicado el presidente de la Fundación Vasca para la Innovación Sociosanitaria, Fernando Fantova, en el primer Encuentro de Innovación Sociosanitaria celebrado en Bilbao.

F. Fantova.

Según los datos aportados en el Congreso, en Euskadi sólo el segmento de la dependencia congrega a 39.114 usuarios, que reciben más de 46.000 prestaciones de servicio. Entre ellas, las más utilizadas son la prestación económica para cuidados en el entorno familiar y la atención residencial, seguidos de los centros de día y de la atención a domicilio.

Las cifras de beneficiarios se elevan teniendo en cuenta el conjunto de la atención sociosanitaria, que aumentará en los próximos años dado que el 82 por ciento de las personas beneficiarias tienen más de 65 años. En la Comunidad Autónoma Vasca se han registrado 118.231 solicitudes de dependencia, de las que hasta el momento se han valorado 80.000. Al 68 por ciento de ellas se les ha reconocido el Grado II y Grado III.

No obstante, Fantova ha resaltado que la atención sociosanitaria "no se va a agotar en ese colectivo" de dependientes funcionales, sino que requieren de la coordinación de esos ámbitos otros colectivos como los enfermos crónicos o niños que no han sido calificados.

"Aunque la masa crítica de personas la hemos cifrado, como mínimo en 150.000, vemos que llegamos a ser prácticamente todas las personas en algún momento", ha advertido, señalando que también hay que tener en cuenta que ya no está disponible "el ejército de mujeres" que tradicionalmente realizaba esas labores en los hogares, además del contexto socioeconómico actual.

Por ello, ha indicado es preciso estudiar "cómo ser más eficientes" y, además, generar "empleo y riqueza". Para lograrlo, en el actual momento de crisis, es necesario "cambiar de mentalidad", de manera que pase de considerarse "un elemento de gasto a un elemento de inversión" y, "con los mismos recursos", reorganizar las actuales estructuras, según ha apuntado el director general de Enterprising Solutions for Health, Emilio Herrera.

El experto ha advertido de que el 70 por ciento de los ciudadanos mueren como consecuencia de enfermedades crónicas y el 90 por ciento de ellos "acaba siendo dependiente", a lo que se suma que la mitad del gasto sanitario se produce en los últimos seis meses de vida.

En la misma línea, ha señalado que, en función de un estudio realizado entre 1.000 pacientes en situación terminal, el hecho de que las familias no cuenten con "suficiente" soporte social eleva el riesgo de ingreso hospitalario en un 50 por ciento. "La coordinación entre sistema sanitario y social, además de un sistema de calidad, es un requisito para que esto pueda ser sostenible", ha indicado.

Por su parte, el investigador del Centro Europeo de Políticas de Bienestar Social e Investigación Kai Leichsenring ha advertido de que "uno de cada dos hombres y dos de cada tres mujeres va a necesitar en algún punto de su vida cuidados" y ha abogado por traspasar el "derroche" en el cuidado hospitalario de personas que realmente no necesitarían ser hospitalizadas al cuidado social para que "todo revierta en beneficio de los usuarios".

Gasto en dependencia

En cuanto al gasto, en el año 2010, Euskadi dedicó un gasto de dependencia de 990 millones entre las aportaciones públicas y las privadas. El gasto medio por habitantes en servicios sociales para personas mayores o con discapacidad se elevó, en ese mismo ejercicio, a 485 euros, lo que representa el 1,5 por ciento del PIB, mientras que el esfuerzo por habitante/año en dependencia de las administraciones públicas se situó en 174,9 euros, frente a los 124,38 de media estatal.

Según ha indicado Kai Leichesenring, las diferencias de gasto dedicado a los cuidados a largo plazo son "enormes" en los distintos países europeos, de manera que mientras en España ronda el 1 por ciento del PIB, en los países del este es del 0,5 por ciento y en Austria y los Países Bajos del 3 por ciento.

Oportunidades de negocio

El congreso abordará también las oportunidades de negocio que ofrece el progresivo envejecimiento de la población. El ámbito de los servicios sociales genera en el País Vasco cerca de 30.000 empleos directos e indirectos, lo que representa al 3 por ciento de la población empleada afiliada a la Seguridad Social en Euskadi.

El crecimiento del personal ocupado en este campo entre 2000 y 2099 ascendió al 14 por ciento, mientras que el personal medio ocupado en los servicios sociales lo hizo en un 95 por ciento. De este modo, uno de cada diez nuevos empleos generados en la comunidad autónoma en este periodo corresponde al ámbito de esta actividad.