Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Martes, 05 de febrero de 2013, a las 17:47

Redacción. Madrid
La Fundación Ad Qualitatem, junto con la Sociedad Española de Medicina de Emergencias Sanitarias (Semes), ha elaborado una norma de calidad para establecer estándares de acreditación para servicios de urgencias de hospitales (Norma Semes-Ad Qualitatem). La norma está basada en el modelo de acreditación Semes de Servicios de Urgencias hospitalarios, vigente desde el año 2006 y a partir de la cual se ha acreditado a siete servicios de Urgencias, habiendo sido actualizado y adaptado al modelo EFQM. De este modo, la norma se adecúa a la realidad actual de los servicios de Urgencias y de la gestión de la calidad asistencial.

Joaquín Estévez es secretario general técnico de la Fundación Ad Qualitatem.

El grupo de trabajo, coordinado por José Antonio Moreno, director de GHISA Consulting, ha contado, entre otros profesionales, con Tomás Toranzo, Santiago Tomás y Julián Mazota, presidente, secretario técnico y secretario de calidad y acreditación de Semes, respectivamente, y Joaquín Estévez y Cristina Camuñas, secretario general técnico y consultora de la Fundación Ad Qualitatem.

La norma consta de 400 estándares, divididos en nueve criterios y 32 subcriterios –según la estructura del Modelo Europeo de gestión de la calidad–. Dichos estándares, claramente definidos, permiten a los profesionales de los servicios de Urgencias Hospitalarias realizar un completo y exhaustivo ejercicio de autoevaluación que debe formalizarse y completarse con una doble evaluación externa, que se efectuará por analistas de Ad Qualitatem y de Semes, lo que permitirá en estos servicios Hospitalarios obtener, según la puntuación otorgada, una acreditación externa, de la Fundación y Semes en cinco niveles de calidad diferenciados.

En un momento de crisis socioeconómica como el actual, y teniendo encima la espada de Damocles que pone en riesgo la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud, y con pacientes más exigentes e informados, los profesionales de los servicios de Urgencias Hospitalarias que realicen este esfuerzo para su acreditación verán recompensado el mismo por las ventajas organizativas, clínicas, éticas, económicas, de imagen y legales derivadas de la obtención de un sello de calidad independiente, riguroso, transparente y de gran nivel científico-técnico, que demostraría que los urgenciólogos tienen al paciente como centro de todas sus actuaciones.