19 nov 2018 | Actualizado: 21:40
Viernes, 18 de mayo de 2012, a las 00:00

convalidación del real decreto 16/2012 por el pleno del congreso
la oposición niega a la ministra la posibilidad del pacto por la sanidad
El PP valida el 16/2012 con el rechazo total de la oposición
Mato ha anunciado una ponencia en la que un grupo de expertos reflexionará sobre “la sanidad del futuro”

María Márquez. Madrid
Como era de esperar, el Partido Popular ha hecho valer su mayoría en el Congreso para validar el Real Decreto 16/2012 de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud (SNS). Con 178 votos frente al rechazo de 137 diputados, Ana Mato convalida la norma con el absoluto rechazo de todos los portavoces de la oposición, quienes han recalcado la importante pérdida del modelo universal de atención frente al nuevo de aseguramiento. Los inmigrantes ilegales y la duda ante la insostenibilidad del SNS que defiende Mato han sido los otros dos pilares del debate.

El portavoz de Sanidad del PSOE, José Martínez Olmos, y la ministra Ana Mato, durante sus intervenciones en el pleno.


El primer paso hacia un Pacto... que ya nadie quiere

Con los argumentos base que ha utilizado en sus últimas comparecencias en la Cámara baja, la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad se ha defendido de las críticas recalcando, entre otras cosas, que “el aseguramiento no es ninguna novedad”, “el 91 por ciento de pensionistas no pagarán más de 8 euros” y que “cuenta con los profesionales para mejorar la calidad asistencial”. Para Mato, la validación del RD 16/2012 es el “primer paso” hacia el Pacto por la Sanidad, que sin embargo ya no contará con la colaboración de la oposición, como le han advertido tanto el portavoz socialista, José Martínez Olmos (“cambiando el modelo, no puede pedir un pacto”), como el de Izquierda Plural, Gaspar Llamazares (“sería una trampa, hipócrita y falso, con agenda cerrada”). En su afán de consenso, la ministra quiere presentar próximamente una ponencia “de un grupo de expertos” que reflexionen sobre “la sanidad del futuro”, tras la cual presentaría la futura Ley de Servicios Básicas para cerrar este ciclo reformador.

Martínez Olmos pronostica la insumisión de los profesionales a desatender al inmigrante ilegal

En consonancia con lo acontecido en los debates de los últimos días, el portavoz socialista ha acusado a Mato de faltar a la verdad en temas clave de la norma y de no respetar el diálogo parlamentario y social. Martínez Olmos ha enfatizado que la sanidad española dejará de ser universal porque ese principio incluye “la cobertura por ser ciudadano, no por ser asegurado”. En cuanto a la futura atención a los inmigrantes ilegales, ha tildado la actitud de la ministra de “xenófoba y carente de ética política”, además de advertirle (con dos ejemplos de contagio de gripe y tuberculosis entre españoles e inmigrantes ilegales) de que el texto convalidado “supone un gran riesgo para la salud pública de los españoles”. Y otra advertencia más: según el portavoz socialista, los profesionales sanitarios “no tolerarán” estos mandatos y “se van a someter a insumisión”.

En el segundo turno de intervención, la ministra de Sanidad ha incidido en la “quiebra técnica” en la que el PP ha encontrado al SNS y ha defendido el RD alegando que en el último Consejo Interterritorial “solo contó con la abstención de Andalucía, que por entonces se encontraba en elecciones y con un gobierno en funciones”.

La oposición reniega del nuevo modelo sanitario

Los portavoces del Grupo Mixto (Uxúe Barcos, Joan Baldoví, Pedro Quevedo, María Olaia Fernández, Joan Tardà y Sabino Cuadra) han puesto el acento común en la ruptura de la universalidad y gratuidad del sistema sanitario. Tardà ha acusado a Mato de “enterrar la obra de Ernest Lluch” haciendo “de la salud un gran negocio”, rechazando plenamente la duda sobre su sostenibilidad vertida por el PP. El Grupo Parlamentario Vasco ha manifestado, a través de Emilio Olabarría, su preocupación por las consecuencias de la desatención al inmigrante ilegal, abocado en su opinión “a la beneficiencia”, al tiempo que ha reprochado a Mato que “generalice” la situación de deuda sanitaria en España “cuando está concentrada en Madrid, Valencia y Andalucía”.

La portavoz de UPyD, Rosa Díez, ha recriminado a la ministra haber elegido “un modelo para el disenso” negando “un modelo alternativo” que pudiese ser debatido en sede parlamentaria. En un tono más severo, Gaspar Llamazares (Izquierda Plural) ha mencionado que el British Medical Journal había anunciado “el principio del fin del servicio nacional español”, acusando a Mato de “tener margen para ahorrar pero preferir cebarse con los más débiles”. Por su parte, Conxita Tarruella (CiU) ha reprobado también el texto porque, en su opinión, “lo que realmente dice este RD no es lo que dice” la ministra, por lo que ha señalado que “no podemos estar sujetos a interpretaciones”.

El esfuerzo final de Cervera por convencer a la Cámara

La última intervención ha corrido a cargo del portavoz popular, Manuel Cervera quien, con gran énfasis, ha hecho el esfuerzo final de convencer a la Cámara con afirmaciones como: “No se quita la sanidad, se mejora”; “solo vamos a poner orden”; “ningún extranjero será desatendido”; o “somos el país de la Unión Europea más social por la cartera de servicios amplia y gratuita que tenemos”.