La Revista

El Hospital Clínico San Cecilio ha operado un cáncer de riñón tras estudiar un modelo del órgano a escala real

La tecnología 3D llega a quirófano para "tocar y comprender" los órganos
Los especialistas del Hospital Universitario Clínico San Cecilio de Granada, Miguel Ángel Arrabal y José Luis Martín Rodríguez


07 oct 2022. 14.00H
SE LEE EN 5 minutos
Una cirugía requiere práctica y conocimiento del entorno a operar. Una formación que gracias a las nuevas tecnologías avanza a pasos agigantados permitiendo a los profesionales sanitarios contar con modelos 3D de los órganos para tocarlos, manipularlos y conocer a fondo cómo tienen que intervenirlos. Gracias a la impresión 3D, el Hospital Universitario Clínico San Cecilio de Granada ha llevado a cabo la extirpación de un cáncer de riñón, conociendo a fondo los puntos claves que afectaban los órganos.

Con unas 24 horas de antelación a la cirugía, el equipo de Urología del centro hospitalario, liderado por Miguel Ángel Arrabal, pudo contar con una reproducción exacta de los riñones de la paciente. A través de impresión 3D, los especialistas estudiaron no solo la ubicación de los tumores, sino que además "pudieron manipularlos y apreciar la relación vascular, evitando dañar el órgano".

Una cirugía complicada que ha sido posible gracias al trabajo multidisciplinar unido al Servicio de Radiodiagnóstico, desde donde José Luis Martín Rodríguez, jefe del Servicio de Radiodiagnóstico del  Hospital Universitario Clínico San Cecilio, expone la importancia de "tocar para comprender", enfocándose en una imagen real que permita planificar la intervención.

Historia de un riñón "salvado"


El caso tratado por el Clínico San Cecilio presentaba una doble intervención. "La paciente presentaba una tumoración en el riñón derecho compatible con una posible adenocarcinoma renal y de una tumoración de la vía urinaria superior izquierdo compatible con un carcinoma urotelial, es decir había sospecha de carcinoma en ambos riñones", señala Arrabal, lo que llevó a su equipo a solicitar el modelo 3D de los órganos "con la idea de hacer un tratamiento conservador lo mejor posible sobre el riñón derecho, mientras que el izquierdo sí había que extirparlo".


"Es a través de la comunicación como se pueden poner en práctica estos proyectos que logran el éxito"



La operación, compleja y que requería de "forma obligatoria conservar el riñón derecho", hizo del modelo 3D una pieza "muy importante", con vistas a que el equipo pudiera "estudiar antes la cirugía para llevarla a cabo", pues salvar el riñón derecho era vital para la paciente.

En el trabajo para llevar a cabo la operación fue clave "la comunicación entre los distintos servicios. Hay comités que estudian los casos específicos donde se comentan los problemas a los que se enfrenta cada equipo y que requiere un abordaje multidisciplinar. Es así, a través de la comunicación, como se pueden poner en práctica estos proyectos que logran el éxito", subraya Arrabal.

Imágenes para planificar las cirugías


Ante una intervención de este tipo, Martín recuerda que "a través de los métodos de imagen vemos la anatomía y las patologías. Los cirujanos de cualquier especialidad con estos informes e imágenes hacen la intervención. Cuanto más complejo es el caso mayor es la comunicación con nuestro servicio. Los modelos 3D se utilizan para casos difíciles, con la idea de que los cirujanos puedan tocar para comprender, comprender así las imágenes y planificar la cirugía, pudiendo incluso cambiar la propia intervención".

Toda esta planificación genera un menor "tiempo quirúrgico, menos complicaciones y una menor tasa de mortalidad", destaca el jefe del Servicio de Radiodiagnóstico. "Al tener el modelo en la mano puedes ver el tamaño del tumor, su relación con los grandes vasos. Eso te da una ventaja porque cuando estas operando ya has visto qué es lo que realmente tiene el paciente en el interio" suma Arrabal.


"Hay un ingeniero a pie de mesa con el radiólogo"


La impresión 3D requiere la intervención de equipos de ingenieros a los equipos sanitarios. "Cuando son modelos sencillos los podemos hacer nosotros, pero si son más complejos tenemos la colaboración de ingenieros para que el paso de la imagen al 3D sea lo más fiel a la realidad", destaca Martín. Un trabajo multidisciplinar que lleva a la sanidad a mirar hacia un futuro unido a las nuevas tecnologías donde "hay un ingeniero a pie de mesa con el radiólogo".

El futuro de la impresión 3D pasa por "mejorar cada vez más los modelos para que las relaciones anatómicas de las lesiones tumorales y el órgano, sean cada vez más perfectas", señala Arrabal, mientras Martín suma un objetivo más amplio y a largo plazo desde la Radiología, que pasa por "llegar a la bioimpresión de órganos y tejidos, para que en un futuro dentro de la Biomedicina se pueda incluso implantar algunos órganos o tejidos, sustituirlos".


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.