El radiólogo José Luis Martín manifiesta que esto es "una realidad" gracias a la colaboración con ingenieros

Imprimir 3D da valor añadido a la imagen radiológica: "El cirujano lo toca"
José Luis Martín, jefe de Servicio de Radiodiagnóstico del Hospital Universitario San Cecilio de Granada.


23 jun 2022. 09.00H
SE LEE EN 6 minutos
El radiólogo José Luis Martín, jefe de Servicio de Radiodiagnóstico del Hospital Universitario San Cecilio de Granada, es claro y conciso: "La colaboración entre ingenieros y radiólogos en impresión 3D mejora la salud". Así lo ha manifestado en el X Encuentro Global de Ingeniería Hospitalaria, organizado por Redacción Médica. Asimismo, Martín ha añadido que esta relación entre ambos profesionales "ya es una realidad".

El especialista ha explicado durante su ponencia en la mesa 'Gestión de la Tecnología Médica con Impacto en la Salud' la importancia de la impresión 3D en la salud de los pacientes. En este sentido y para poner un poco de contexto, Martín ha subrayado que "la evolución de la imagen en la Radiología va desde la placa base, la tomografía computarizada (TC), hasta los modelos virtuales que se realizan en los equipos de los diferentes Servicios. Sin embargo, el paso que realmente le da un valor añadido a la imagen radiológica es disponer de estos modelos en plástico, para que el cirujano pueda tocarlo y manipularlo".


"Disponer de modelos plásticos da un valor añadido a la imagen radiológica"



Unos modelos o prototipos de fabricación aditiva que, según Martín, "empezaron a realizarlos los ingenieros de laboratorio". En este sentido, el radiólogo ha añadido que "la imagen 3D ha dado un salto exponencial desde que los ingenieros se han unido a los radiólogos. Todo esto se engloba en un mismo objetivo que tienen todos los profesionales: "La mejora de la salud del paciente".

El proceso y aplicaciones clínicas de impresión 3D

Todo el proceso de impresión 3D se lleva a cabo en los Servicios de Radiología y esto es así porque "el factor clave de la impresión 3D es la imagen", ha señalado Martín. A este respecto ha añadido que "las imágenes se encuentran en un formato Dicom (Digital Imaging and Communication On Medicine), que es como se produce la comunicación de imágenes en Medicina". Sin embargo, con este formato surge un problema principal y es que "la impresora 3D no acepta imágenes Dicom, solo acepta otro tipo de formatos" que, según ha detallado Martín, son los siguientes:
  • Formato STL (Standar Tessellation Languaj): Este lenguaje de teselación estándar define las superficies como una colección de triángulos, llamados facetas, que se unen como un rompecabezas y, cuanto más triángulos se obtengan, se logra más precisión.
  • Formato AMF (Additive Manufacturing File Format) que está diseñado para superar las limitaciones del STL y permite incorporar características como la textura de la superficie, el color y las propiedades del material en cada parte. 
Asimismo, Martín también ha expresado durante su ponencia todo el proceso que se lleva a cabo para la impresión 3D. Este comienza con "la obtención de la imagen, continúa con la segmentación (no se imprime todo, solo lo que se necesite), sigue con el paso de cambiar el formato Dicom a STL y, finalmente, la impresión del modelo". En cuanto al primer paso de obtención de la imagen, Martín ha explicado que "se necesitan imágenes de alta resolución, preferiblemente recogidas a través de TC, ya que tienen alto contraste, mucha resolución espacial y minimiza el efecto de volumen parcial".

La simbiosis entre médicos e ingenieros


El radiólogo ha especificado que, a la hora de realizar todas estas tareas, se necesita hablar de "la simbiosis de médicos e ingenieros". Para efectuar los cuatro pasos anteriormente mencionados, Martín ha expresado que "la primera parte de obtención de las imágenes la hacen los técnicos de rayos. Posteriormente, las revisa el radiólogo que es quien realiza la segmentación, es decir, 'dibuja' qué parte se puede imprimir, ya que no se imprime todo. Y, en el tercer paso de cambiar el formato Dicom a STL la llevan a cabo los ingenieros con el equipo médico, y de ahí, se realiza el último que sería la impresión 3D".


"El trabajo en equipo crea la simbiosis casi perfecta entre médicos e ingenieros. Una simbiosis real, nada futurista"



Para Martín, todo esto es "un trabajo en equipo y crea esa simbiosis casi perfecta entre médicos e ingenieros. Una simbiosis que es real, nada futurista porque ya está aportando soluciones a los pacientes".

Aplicaciones clínicas de la impresión 3D


Martín también ha enumerado cuáles son las aplicaciones clínicas que tiene la impresión 3D y ha destacado algunas como la Cardiología, vascular y casos de columnas como la escoliosis compleja, entre otras. De hecho, el radiólogo ha puesto un ejemplo que solo se realiza en los Estados Unidos y es "la impresión de la cara de un paciente que ha tenido un accidente y ha sufrido un traumatismo facial. Por lo que imprimen la cara del paciente fallecido y reconstruyen las posibles deformaciones que ha sufrido". 

En este sentido, el radiólogo ha explicado que las ventajas de la impresión 3D "son, fundamentalmente, la planificación quirúrgica y la disminución del tiempo en quirófano. Esta disminución supone un ahorro que supera lo que vale la fabricación del objeto. Además, reduce el tiempo en quirófano, lo que supone que el paciente pase menos tiempo en la UCI, menos complicaciones y, así, se adelanta el alta hospitalaria". A todo esto, Martín ha puntualizado que, "a pesar de todas estas ventajas, la impresión 3D no se puede hacer para todos los pacientes, sino para aquellos especiales". 


"La impresión 3D aporta en docencia, en práctica asistencial y en investigación e innovación"



Por último, el radiólogo ha querido poner sobre la mesa una nueva línea en la que desde su hospital ya están trabajando y es "la impresión de tejidos a través de las llamadas biotintas. Lo que se realiza es una liposucción, se extrae la grasa de la que obtienes las células madres y las diferencias al tejido que se desea imprimir. Esas células se imprimen, se esterilizan y se colocan". En definitiva, "la impresión 3D aporta en docencia, en práctica asistencial y en investigación e innovación", ha concluido Martín. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.