Rubén Pérez destaca las virtudes de unos productos que no solo son “personalizables", sino también menos costosos

La impresión 3D en el hospital trae prótesis e implantes “a la carta”


06 jun 2021. 10.10H
SE LEE EN 3 minutos
La idea de fabricar implantes a medida o instrumentos quirúrgicos prácticamente al instante en un hospital parecía utópica en décadas pasadas. Hoy, sin embargo, esa labor de “artesanía digital” es totalmente plausible en centros como el Gregorio Marañón, que ha hallado en la impresión 3D una vía para crear productos ortopédicos de forma “personalizable, menos costosa y más rápida”.

“Todo lo que puede imprimir en 3D se puede hacer en un hospital”, ha enfatizado Rubén Pérez Mañanes, cirujano ortopédico oncológico y coordinador de la Unidad de Planificación Avanzada e Impresión 3D del hospital madrileño, que ha sido uno de los protagonistas del evento ‘Hospital innovador: Gregorio Marañón’ organizado por Redacción Médica con el auspicio de la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa) y la colaboración de Abbott, Air Liquide, Boehringer Ingelheim, Carburos Médica y Sanofi.

Rubén Pérez explica las posibilidades de la impresión 3D en la sanidad.

Pérez ha subrayado el papel del Gregorio Marañón como hospital “fabricante” de este tipo de herramientas, basadas en una tecnología que se desarrolló en los años 70 pero cuya expansión se ha producido a raíz del vencimiento de patentes. La impresión 3D, ha apuntado, ya se considera “uno de los hitos” de la radiología, pues permite a los sanitarios obtener una imagen “tangible” más allá de los rayos X.

Pero no es la única posibilidad de las impresiones 3D, que según ha explicado Pérez Mañanes, que ha apuntado a su capacidad para desarrollar desde soluciones de exoprótesis a material ortopédico e incluso de farmacología. De hecho, la FDA ya ha aprobado algunas pastillas y comprimidos “a la carta” desarrollados mediante esta herramienta, que a nivel de mercado “capitaliza 70.000 millones de dólares” y que tiene un “crecimiento exponencial”.

Por otro lado, Pérez ha destacado las virtudes del sistema Point-of-care Manufacturing (POC), que permite disponer de un control de la calidad y la vigilancia postindustrial dentro de los propios grupos de trabajo y que precisa de un trabajo en red.

Rápido avance en la investigación


EI cirujano ha explicado que las impresoras 3D ya se encuentran en el mercado en múltiples formatos y que consiguen fabricar tanto con termoplástico y de resina líquida como con polvo de metal, “que es lo más vanguardista”.

Sin embargo, ha advertido de que, debido a los avances en investigación, esta tecnología puede volverse obsoleta en poco tiempo, lo que obliga a tener un conocimiento amplio del mercado. “Si no, a lo mejor haces inversiones sin retorno”, ha resaltado.

Jornada Hospital Innovador Hospital Gregorio Marañón


Las informaciones publicadas en Redacción Médica contienen afirmaciones, datos y declaraciones procedentes de instituciones oficiales y profesionales sanitarios. No obstante, ante cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su especialista sanitario correspondiente.