20 mar 2019 | Actualizado: 23:30
La Revista

Agresiones verbales a médicos: el 50% le resta importancia y no denuncia

Un estudio revela que el 20% de los ataques a profesionales sanitarios no se revela por falta de tiempo del asaltado

Infografía del estudio.
Agresiones verbales a médicos: el 50% le resta importancia y no denuncia
jue 14 marzo 2019. 16.00H
Los datos son claros: menos de la mitad de los médicos que sufren una agresión por parte de un paciente la denuncian. Una práctica contra la que luchan los sindicatos y organizaciones colegiales con el objetivo de dar más visibilidad a los ataques a los profesionales sanitarios y acabar con la lacra, que este jueves se hace más visible con la celebración del Día Nacional contra las Agresiones a Sanitarios.

Pero, ¿por qué no se denuncia? Según un estudio publicado por el Servicio de Prevención de la Agencia Sanitaria Poniente de El Ejido, la principal causa de silencio entre los profesionales sanitarios fue minimizar el ataque. Casi la mitad de los encuestados lo hicieron.

Concretamente,  según el estudio realizado en un hospital de segundo nivel el 43.3 por ciento de los encuestados minimizó  la agresión al “creer que es normal que pasen estas cosas” (respuesta que dio el 25.4 por ciento de los encuestados y pensar que el ataque “no fue importante” (17.9 por ciento).

Entre los motivos por los cuales no se registraron las agresiones destacan también aquellos facultativos que no consideraron de utilidad del registro  (32.8 por ciento) y por no tener tiempo para hacerlo (23.9 por ciento). También la vergüenza de sufrir una agresión tiene consecuencias: el tres por ciento de los atacados.


El profesional más agredido: una enfermera de urgencias


Los trabajadores atribuyeron las agresiones principalmente a un grupo muy heterogéneo de razones agrupadas en el ítem “otros”, el 41.7 por ciento. Entre estas razones destacan la  desobediencia a las normas hospitalarias (35 por ciento) y el hecho de que el médico considere al paciente “mal informado” (23 por ciento) .

Otros datos importantes que reseña este estudio son que en menos de la mitad de las agresiones tuvieron que intervenir las fuerzas de seguridad del hospital; y el 82.8 por ciento de los profesionales sanitarios encuestados tuvieron la sensación de que las agresiones iban en aumento.

Distribución porcentual de trabajadores agredidos de acuerdo a categoría profesional.


Ante las agresiones la mayoría de los profesionales intentaron calmar al agresor (el 63.5 por ciento), seguido del 29 por ciento de los encuestados que no tomaron ninguna acción. En este sentido, el perfil del profesional agredido es el de una mujer, 37 años, enfermera del área de urgencias del turno de mañana. 

En este mismo sentido, aquellos trabajadores que realizan trabajo a turnos y turnos nocturnos, notifican
las agresiones con mayor frecuencia que los que trabajan en turnos fijos. Respecto a su estado civil, los profesionales casados y convivientes agredidos realizan menos registros que los solteros, divorciados y viudos.

Por último, el estudio diseña un perfil del agresor que es el paciente o su familiar, varón, 42.5 años. Los trabajadores que más notificaron las agresiones fueron quienes realizaban trabajo a turnos (61.2 epor ciento) y los solteros (69.6 por ciento).
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.