Entienden que, a la hora de innovar, se debe tener todo en cuenta todo el proceso asistencial en su conjunto

Los profesionales sanitarios defienden una "visión holística" en innovación
Edurne Ruiz de Gopegi, especialista del Servicio de Neurocirugía de la OSI de Cruces; y Alfredo Rodríguez-Antigüedad, el jefe del Servicio de Neurología.


23 nov 2022. 12.00H
SE LEE EN 4 minutos
La capacidad de innovar es clave para los sistemas sanitarios, ya que es la herramienta para incluir novedades entre sus prestaciones y seguir evolucionando como servicios de salud. Por eso, los profesionales que los integran defienden una “visión holística” que tengan en cuenta factores como la calidad asistencial, la satisfacción de los pacientes y la eficiencia.

Intervención completa de Alfredo Rodríguez-Antigüedad y Edurne Ruiz de Gopegi en la Jornada de Organización Sanitaria Innovadora Ezkerraldea Enkarterri Cruces.

Así lo ha defendido Alfredo Rodríguez-Antigüedad, jefe del Servicio de Neurología de la OSI Ezkerraldea Enkarterri Cruces, quien ha asegurado que la innovación debe ser un proceso ordenado para el cual se tengan en cuenta factores como los gastos de medicamentos o tratamientos, se aproveche para evaluar el proceso asistencial y se analicen los recursos humanos. En este sentido, reconoce que a la hora de innovar es necesario “valorar el fracaso de un tratamiento pero eso es un muy complicado”, según ha explicado durante su intervención en la Jornada de Organización Sanitaria Innovadora Ezkerraldea Enkarterri Cruces, organizada por Redacción Médica junto a la Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA) con el patrocinio de Boehringer Ingelheim y la colaboración de Air Liquide Healthcare.

¿A qué se de debe el fracaso terapéutico?


Rodríguez-Antigüedad ha dado a conocer durante su charla sobre estrategias para mejorar la eficiencia y calidad asistencial en el ámbito de las Neurociencias que la OSI de Cruces trabaja para “establecer un marco de lo que se considera fracaso terapéutico”, una labor que se antoja complicada debido a que “no hay experiencias previas”. En el marco del Servicio de Neurología, se ha “rediseñado el proceso asistencial” con el objetivo de situar a las personas “en el centro” y así lograr “un abordaje más efectivo y eficaz”.

Un ejemplo de estos trabajos es el proyecto Empodera, que aún está en fase de implantación, y que calcula cuáles son los momentos más críticos de una enfermedad para otorgarle herramientas al paciente y que pueda gestionar mejor su transcurso. Así, se le da más protagonismo a la hora de tomar decisiones acerca de su propio tratamiento al paciente. 

Cuatro claves para innovar en procesos asistenciales


Por su parte, Edurne Ruiz de Gopegi, especialista del Servicio de Neurocirugía, ha explicado cómo se lleva abordando las cirugías para el trastorno del movimiento y cuáles han sido las cuatro “vías de innovación” que se han adoptado en este ámbito.

En primer lugar, el primer paso para innovar ha sido contar con altas tecnologías en los quirófanos, lo que ha permitido reducir el tiempo medio de las intervenciones a 10 minutos, como por ejemplo, en los casos de tratamiento del Párkinson.

Ruiz de Gopegi desgrana cuáles son las cuatro vías para innovar en procesos asistenciales.


En segundo lugar, se ha revisado los procedimientos establecidos. Por ejemplo, se detectó que a la hora de implantar un electrodo a pacientes con la citada enfermedad, en el 13 por ciento de los casos había infección. Tras estudiar el caso, comprobaron que explicando al paciente cómo desinfectar la piel antes de la operación las infecciones e reducía “a tan solo un 1 por ciento”.

En tercer lugar, se modificó el flujo de trabajo, gracias a que con la innovación se lograron reducir el tiempo de ingreso posoperatorio y los gastos en un 21,6 por ciento. Por último, y en cuarto lugar, Ruiz de Gopegi se ha referido a la individualización del tratamiento, lo que permite adaptar los procesos a cada paciente y ganar en efectividad.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.