Redacción Médica
22 de octubre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 09:10
Autonomías > País Vasco

La investigación de las filtraciones de Osakidetza, tachada de "esperpento"

ESK pide al presidente del Gobierno vasco que cese a Darpón y Múgica

Jon Darpón y María Jesús Múgica.
La investigación de las filtraciones de Osakidetza, tachada de "esperpento"
Redacción
Miércoles, 10 de octubre de 2018, a las 14:10
El sindicato ESK ha mostrado su "indignación" tras la comparecencia del consejero de Sanidad del País Vasco, Jon Darpón, y  la directora general de Osakidetza, María Jesús Múgica en el Parlamento. En esta sesión de la Comisión de Sanidad, los responsables políticos tenían el objetivo de dar explicaciones sobre las irregularidades denunciadas en la Oferta Pública de Empleo (OPE) y la gestión que han llevado a cabo. Si bien, ESK la ha calificado de "esperpento", pues las intervenciones solo han buscado "desprestigiar a los denunciantes".

"Una intervención chulesca que sólo ha buscado desprestigiar a los agentes sindicales y políticos que han denunciado este sistema clientelar implantado por los gestores de Osakidetza y del departamento de Sanidad”, ha criticado el sindicato, que entiende que el proceso seguido por el Gobierno está "plagado de contradicciones y de falsas verdades".

Considera que Darpón y Múgica no han hecho públicos los informes de su propia investigación interna, en los se recogen varios testimonios de miembros de tribunales, que hablan de filtraciones, cuando ellos siempre están hablando de transparencia.

"Transparencia que se traduce en repetir unos exámenes sí y otros no, sin ninguna explicación mínimamente creíble, aumentando así la sombra de la sospecha sobre las verdaderas intenciones de esclarecimiento por parte de Osakidetza y del departamento que dirige Darpón", ha añadido. Transparencia que "llevó a amenazar con llevar a la Fiscalía a los denunciantes, máxima expresión del síndrome esquizofrénico".

Y para finalizar, ha dicho ESK, en otro alarde de transparencia, "dan carpetazo a este escándalo con medidas tan kafkianas como paralizar una prueba porque las personas que forman el tribunal se reúnen sin una convocatoria formal".

"Señor Darpón, señora Múgica; una mentira repetida mil veces no se convierte en una verdad, se convierte en un esperpento. La ciudadanía de este país no se merece este tipo de gestores", ha manifestado para después pedir al lehendakari, Íñigo Urkullu, que les cese "por higiene democrática".