Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:15
Autonomías > Murcia

Los pacientes piden una reunión con el SMS por el caos de la oxigenoterapia

La preocupación reside en que dos de las tres empresas que aspiran a la licitación apenas tienen experiencia

María José Plana, gerente de la Asociación Murciana de Fibrosis Quística.
Los pacientes piden una reunión con el SMS por el caos de la oxigenoterapia
Redacción
Jueves, 22 de febrero de 2018, a las 10:30
La Asociación Murciana de Fibrosis Quística ha solicitado reunirse con la gerencia del Servicio Murciano de Salud para que les aclaren qué va a pasar con el polémico concurso de oxigenoterapia de la región. “Damos servicio a 425 familias con esta enfermedad pero también a menores que padecen otros problemas respiratorios”, explica a Redacción Médica María José Plana, gerente de la misma.

Esta teme que Ferrovial o Acciona, dos empresas con apenas experiencia en el sector y que han participado junto a Contse en el concurso de terapias respiratorias, dañen la calidad asistencial que venían recibiendo hasta ahora por empresas con experiencia en el sector.

“Tenemos personas que están a la espera de un trasplante pulmonar que necesitan una asistencia de calidad, tanto personal como tecnológica, y dudamos que estas empresas puedan darla”, asevera Plana, que reconoce una sensación de “clara preocupación” ante la situación que se avecina y que han notado directamente en los pacientes afectados.

"¿Se van a llevar mi aparato de oxígeno?"

En la Región de Murcia hay un total de 40.000 pacientes que requieren servicios de terapia respiratoria domiciliaria y, en concreto, 2.000 que necesitan estar las 24 horas con ventilación mecánica. En resumen, una notable cantidad de personas que demandan no solo la última tecnología sino un equipo humano de asistencia domiciliaria suficiente y cualificado del que dependen a diario.

Representantes de pacientes (o estos a título personal) han admitido a este medio que con la posible llegada de dos empresas prácticamente ajenas al sector, preguntas como “¿qué va a pasar con el servicio que recibo?” o “¿se van a llevar de casa mi aparato de oxígeno?” empiezan a ser la tónica general del día a día.