Diego Conesa (PSOE): "La Región de Murcia es una fábrica de enfermeros"

El secretario general de los socialistas murcianos analiza en Redacción Médica la situación sanitaria en la Región

Diego Conesa, secretario general del PSOE de la Región de Murcia.
Diego Conesa (PSOE): "La Región de Murcia es una fábrica de enfermeros"
mié 30 septiembre 2020. 10.10H
El movimiento de las dos olas de Covid-19 muestran diferencias notables, empezando porque el virus ha golpeado de manera muy diferente geográficamente en cada una de ellas. En la Región de Murcia llegaron al pico de la primera con tan solo una incidencia de 58 casos. En la segunda ronda, están a la cabeza de las regiones de Europa con una incidencia siete veces mayor (404 casos), que la sitúa entre las autonomías más golpeadas.

El secretario general del PSOE de la Región de Murcia, Diego Conesa, analiza en Redacción Médica la evolución de la crisis sanitaria en la comunidad autónoma, cuáles son las decisiones que, a su juicio, se han tomado desde el Gobierno regional para registrar peores datos que en la primera ola; e identifica cuáles son las principales necesidades sanitarias del territorio.

La pandemia del Covid-19 ha tensionado los sistemas de salud y puesto en relieve alguna de sus carencias. ¿Cuál considera que es el ámbito sanitario que más atención requiere en la Región de Murcia?

Llevamos mucho tiempo advirtiendo de la debilidad de la Atención Primaria y seguimos planteando propuestas, a pesar de que lo normal sería que solamente estuviéramos criticando la situación provocada por la pandemia.

La situación de la Atención Primaria en Murcia se va a pareciendo cada vez más a la de la Comunidad de Madrid. Propusimos un acuerdo para reforzar este nivel asistencial, que es el dique de contención contra el Covid-19. Con la crisis sanitaria, se desplazó a los pacientes a sus casas para que no hubiera mucha movilidad entre los hospitales y los centros de salud. Al mismo tiempo, éramos conscientes de que iba a haber rebrotes en septiembre y octubre, de modo que teníamos que estar preparados.


"La Atención Primaria es el dique de contención del Covid-19"


El Gobierno regional anunció que se iban a contratar en el mes de abril a más de 100 profesionales. Pero solo se cubrieron la mitad de las plazas (51) con contrato eventual de un año. ¿Por qué no se ha cumplido este compromiso? Porque no ha habido voluntad de cubrir esas plazas por parte del propio presidente Fernando López Miras.

En un primer momento, se concretó la creación de 140 plazas de médico de Familia, 25 de Pediatría, 240 de Enfermería y 71 para trabajador social (una plaza por cada centro de salud que hay en la comunidad autónoma). Pero se esperó un mes, hasta finales de junio, para anunciar esta medida. Sabemos que 25 profesionales ya firmaron contratos en Valencia o Andalucía porque salieron plazas antes en estos lugares. Esto ha hecho que médicos que debieran estar en la Región de Murcia no lo estén.

En el caso de la Enfermería es peor, porque la Región de Murcia es una fábrica de enfermeros. Contamos con dos universidades, pero por la mala planificación muchos se han ido a otros territorios. Incluso La Rioja les ofreció contratos con alojamiento.

Siempre se achaca a que no hay suficientes profesionales sanitarios para contratar y reforzar plantillas. Mientras, los propios trabajadores culpan a las malas condiciones laborales de los trabajos que se ofertan. ¿Cómo ve la situación actual al respecto y qué propone su formación en este sentido?

La cuestión es crear plazas. Hay un déficit y debemos cubrirlas. Si han formado 76 médicos MIR en Murcia en el último curso lo normal es que se queden y se incorporen directamente a trabajar en la comunidad. Vamos a intentar cubrir todas las plazas. Los médicos que acaban el MIR en Murcia deberían tener la certeza de que van a tener trabajo.

Entendemos que desde la Consejería de Salud se está de acuerdo en este planteamiento, pero hay un problema de entendimiento y de concepto en Presidencia y en la Consejería de Hacienda (departamento responsable de aprobar la creación de plazas en la Administración regional), que no admiten la creación de esas plazas. Están más interesados en anunciar rebajas fiscales a las rentas más altas antes que en ver cómo tener los recursos para contratar médicos de Familia.

Ni el mayor o menor número de rastreadores, ni la capacidad para realizar PCR, ni la situación en Primaria. Para el consejero de Salud, Manuel Villegas, la actual evolución de la pandemia obedece, principalmente, a la “irresponsabilidad” y la “imprudencia” de quienes no han cumplido con la cuarentena o con las medidas de prevención, como el uso de mascarillas. ¿Considera adecuado responsabilizar de la evolución de la pandemia únicamente a este factor?

Lo que son irresponsables son esas palabras del consejero y que el propio presidente Fernando López Miras también ha suscrito. Mucho más cuando desde el Gobierno se quisieron hacer dueños de los buenos resultados de la primera ola mientras que ahora quieren culpabilizar a los usuarios. Si hubiéramos tenido rastreadores y los trabajadores de los que podríamos disponer, y si hubiera existido esa voluntad política en los meses de mayo y junio, hubiéramos tenido bastantes menos casos en la Región de Murcia.

Hace tan solo unos días, los sindicatos del sector de la sanidad advertían de un “inminente” colapso sanitario en la Región de Murcia debido al aumento de la presión asistencial con motivo del Covid. ¿Comparte esta afirmación?

Afortunadamente, todavía no estamos en situación de colapso de los hospitales. Pero la Atención Primaria sí que sufre una situación de colapso, lo que deriva en el cabreo y desazón de los propios pacientes. Se están conociendo casos de personas que sufren retrasos de más de 15 días en las citas y dificultades para poder llamar por teléfono. Esto supone una falta de prevención de enfermedades que ya estaban presentes antes del Covid como las oncológicas, cardiacas o de salud mental.

El quid de la cuestión no es sólo el colapso hospitalario, que es el más visible, sino los problemas que van a erosionar que es la situación en la que va a quedar la Atención Primaria tras la pandemia.

Diego Conesa: "El rastreo ha sido totalmente ineficiente por parte del Gobierno regional".


¿Cómo ha sido la colaboración de su partido con el Gobierno?

Hicimos una propuesta con 10 acuerdos. Uno de ellos era por una sanidad regional fortalecida, en la que recogimos la reivindicación de las asociaciones por la sanidad pública de la Región por crear esas 140 plazas de médicos de Familia, 25 pediatría, 240 enfermeras. 71 de trabajadores sociales. No es una petición de ahora sino del inicio de la legislatura.

Cuando comenzó la pandemia propusimos un acuerdo de reconstrucción para redefinir políticas fiscales que ahondan el déficit estructural de las cuentas regionales. Planteamos que se suprimieran las rebajas fiscales a las empresas del juego (tasadas en 6 millones de euros) y las rebajas a las rentas más altas (16 millones de euros), con los que se podía cubrir las necesidades de los médicos de Familia y enfermeros que necesita la Región.


"Los confinamientos parciales en algunas localidades no tienen los resultados esperados"


Es imposible realizar reducciones fiscales a las clases altas y a la vez fortalecer el Estado del Bienestar. Hicimos ese ofrecimiento al Gobierno y ahora hemos trasladado la creación inmediata de estas plazas para garantizar que se van a cubrir. Es un nuevo impulso que tenemos que dar, como el poner en primera línea del debate la participación comunitaria ciudadana en una Región con sólo 45 municipios, los cuales tienen la capacidad y visión de poder trabajar en muchos de los servicios de la salud. Es un ofrecimiento que hemos hecho explícito a través de los ayuntamientos, en los cuales gobernamos en la mayoría, y de los grupos municipales.

El rastreo ha sido totalmente insuficiente por parte del Gobierno regional. Hay que redefinir prioridades y poner la salud en el centro de la acción política desde los propios municipios. Los movimientos vecinales, ONG, asociaciones deportivas… su actividad influye en los resultados de salud.

La participación comunitaria es clave en los retos que plantea la pandemia. El centro de salud tiene que mirar hacia el municipio y los municipios hacia el centro de salud, porque se necesitan la una a la otra.

Las residencias de la Región de Murcia reclaman 1,9 millones al IMAS (Instituto Murciano de Acción Social) por los sobrecostes derivados de la pandemia. ¿Entiende que la gestión de estos centros ha sido adecuada?

No lo ha sido, como tampoco lo ha sido en el resto de España, y especialmente en la Comunidad de Madrid. No ha habido claridad e impulso, ni se ha puesto en valor el trabajo de los profesionales. Esta crisis sanitaria nos tiene que hacer repensar algunas cosas. Hay que modificar la filosofía ultra liberal de seguir rebajando tributos sólo a las rentas altas para fortalecer el sistema de bienestar. Hay que redefinir el concepto residencial.

Ha habido errores y responsabilidades, que ya las buscaremos cuando acabe la pandemia, pero hay que redefinir su modelo con muchas carencias. En la Región de Murcia ha sido donde el colectivo más muertes ha sufrido: más de la mitad.

El principal error es que ha habido una falta de comunicación y de tacto con los familiares de las personas en residencias. Una situación tan grave necesitaba una acción inmediata con ellos. Ha habido casos que han ido a la Fiscalía. También se solicitará la creación de una Comisión de Investigación.

¿Cómo valora los confinamientos debido al incremento de la incidencia del Covid en localidades como Lorca o Totana? Llegado el caso, ¿su partido apoyaría un confinamiento total de los grandes núcleos urbanos (Murcia, Cartagena…) o, incluso, de toda la región?

Se ha comprobado que los confinamientos parciales en algunas localidades no tienen los resultados esperados. Un error inicial, el que en concreto sucedió en Totana, fue no instalar un punto Covid para comenzar a hacer pruebas PCR masivas. Esto ya se planteó en Mazarrón y tuvo sus efectos. Ha vuelto a cometer los mismos errores en Jumilla.

Hay algo que queda muy claro, que es la estrecha relación entre precariedad laboral y social y Covid-19. En la Región de Murcia hay una realidad, vinculada al sector agrario, que es que más de 50.000 trabajadores trabajan en ETT y toman ibuprofeno o paracetamol para entrar a su puesto de trabajo para no ir con fiebre ante el miedo de dejar de cobrar ese día y los siguientes.


"La estrecha relación entre precariedad laboral y social y Covid-19"


Esto es señal de políticas que no van a vertebrar ni generar igualdad de oportunidades. Esto lo ha reconocido el consejero de Salud, cuando hubo algún caso en alguna empresa agrícola, y se procedió al cierre inmediato de esa empresa. Ha habido situaciones en grandes empresas hortofrutícolas donde ha habido casos, pero no se ha cerrado con el argumento de que si se cierran los trabajadores rápidamente irán a otro lugar a buscarse la vida y así expandir el virus.

Respecto a la posibilidad de confinar totalmente la Región de Murcia, el presidente Pedro Sánchez, el Gobierno regional tendrá el apoyo sin fisuras del PSOE para el caso en el que los informes epidemiológicos plantee un confinamiento total de la Región de Murcia.

Los MIR, recientemente, llegaron a un acuerdo con el SNS para mejorar sus condiciones laborales y retributivas para, entre otras cosas, equipararse al resto de España. ¿Cómo valora la gestión del Gobierno regional sobre esta cuestión? ¿Qué papel ha jugado su partido desde la oposición?

La Consejería anunció 187 médicos y solo cubrieron 51 porque eran contratos eventuales. Un total de 37 centros de salud se quedaron sin refuerzos. Esto es por la incertidumbre e inseguridad que generan los contratos eventuales, y por la no creación de nuevas plazas. Hay una responsabilidad directa no ya del consejero, sino del propio presidente y por su delegación del consejero de Hacienda.

Por último, en líneas generales, ¿cómo valora la gestión que ha hecho de la pandemia del Covid el Gobierno de la Región de Murcia?

En la primera ola con los buenos resultados sacaban pecho, obviando que hubo un confinamiento total, y ahora, cuando vienen mal dadas y tiene toda la responsabilidad y los números son peores que la media española, echan la culpa a los ciudadanos. Eso da una idea de la madurez y de irresponsabilidad de López Miras.

A partir de ahí hay que criticar dos cuestiones: Falta de voluntad política para contratar y crear nuevas plazas sanitarias desde el minuto 1. Y también falta de voluntad para contratar técnicos y rastreadores. Si se hubiera hecho, no tendríamos el colapso que tenemos en los centros de salud, que están en nivel rojo. Solo médicos y enfermeros se dedican a atender Covid. El resto de pacientes se desespera. Ya advertimos de este problema en el mes de junio.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.