Redacción Médica
20 de octubre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:20
Autonomías > Murcia

"No contemplar la sedación en los abortos voluntarios es un disparate"

Así lo ha señalado la diputada del PSRM-PSOE, Consuelo Cano, que defiende el uso de la anestesia en este proceso

Consuelo Cano, diputada del Grupo Parlamentario Socialista por Murcia.
"No contemplar la sedación en los abortos voluntarios es un disparate"
Redacción
Viernes, 20 de abril de 2018, a las 14:15
El Grupo Parlamentario Socialista y el PSRM-PSOE reclaman a la Consejería de Salud de Murcia conocer cuáles son los motivos y el criterio clínico que sustenta la actuación, las decisiones y protocolos que la Consejería tiene establecidos para no contemplar la sedación en un acto quirúrgico como es la interrupción voluntaria del embarazo. Según ha señalado la diputada socialista, Consuelo Cano, “es un disparate que no se puede consentir”.

"Los embarazos no deseados y las interrupciones voluntarias del embarazo pueden ser un problema para las mujeres murcianas. Por ello, y porque es una cuestión de vital importancia, tienen que encontrar apoyo y ayuda en la Administración sanitaria regional, ya que es una cuestión de salud", ha señalado. Cano ha reclamado la mejora de esta atención en los hospitales públicos y equipos de ginecología.

Así, anuncia que trasladará a la Asamblea Regional el debate y la petición de explicaciones al consejero de Salud para que "aclare a las mujeres murcianas qué está sucediendo en la región con las interrupciones voluntarias del embarazo, e impulsaremos y apoyaremos las medidas que remedien esta desprotección y tanto dolor".

El uso de la anestesia "no es un capricho"

El secretario de Sanidad, Dependencia y Discapacidad del PSRM-PSOE, José Antonio Peñalver, ha mostrado su total apoyo a la Asociación de Usuarios de la Sanidad de la Región de Murcia en su denuncia al Servicio Murciano de Salud (SMS) "por negar este la financiación de la anestesia a las mujeres que se someten al procedimiento de un legrado por aspiración".

Peñalver ha explicado que este procedimiento, que se utiliza entre las semanas siete y doce para interrumpir el embarazo, "está avalado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Federación Internacional de Obstetricia y Ginecología, e incluye la anestesia local, ya que se utilizan cánulas de más de seis milímetros de grosor para dilatar el útero y realizar la aspiración".

"Nos preguntamos si se trata de un ahorro o de un castigo ideológico. Si se quieren prevenir los embarazos no deseados, hay que actuar de otra manera, pero no castigar a las mujeres obligándolas a pagar la anestesia, como si esta fuera un capricho", ha concluido.