Zapatero: "Haremos un estudio serológico en los 12.000 profesionales de AP"

Redacción Médica entrevista al recién nombrado viceconsejero de Salud Pública y Plan Covid-19

Antonio Zapatero, en una imagen del pasado diciembre.
Zapatero: "Haremos un estudio serológico en los 12.000 profesionales de AP"
mié 20 mayo 2020. 19.00H
Recién nombrado viceconsejero de Salud Pública y Plan Covid de la Comunidad de Madrid, Antonio Zapatero se dispone a aplicar la experiencia adquirida, entre otros, en el hospital de campaña e Ifema a la desescalada y posible rebrote de la crisis del coronavirus en el centro del país.

En esta entrevista para Redacción Médica, desgrana las líneas estratégicas presentadas al Ministerio de Sanidad para pasar a la fase 1 de la transición a una nueva normalidad, convencido de que esta vez se conseguirá. Pero mira más allá y quiere apuntalar una estrategia de Salud Pública que permita que la comunidad se enfrente a cualquier circunstancia parecida en el futuro con mejores armas.

¿Madrid cumple los requisitos para pasar a la fase 1?

Este lunes estuvimos preparando el informe de las capacidades estratégicas de Madrid para aspirar a la fase 1, en la que contestábamos a los aspectos que se habían planteado en el informe del Ministerio de Sanidad el pasado viernes.

Por apartados, en Atención Primaria, hemos dejado claro nuestra capacidad de hacer hasta 5.000 pruebas de PCR diarias. Teniendo en cuenta que el número de peticiones diarias máximo en los últimos 10 días ha sido de 1.300, tenemos capacidad para triplicarla.

Estamos adecuando los recursos de Primaria para alcanzar los objetivos previstos de control y sospecha de infección. Desde que se empezó este programa el 11 de mayo, todas las peticiones de PCR que se hacen desde Primaria tienen un sistema de resolución en 24 horas por lo laboratorios asignados en cada área.

En la parte de salud pública, está puesto en marcha el sistema de reforzamiento del seguimiento de casos y contactos, que es la parte absolutamente prioritaria en la pandemia. Aparte del personal del que dispone Salud Pública en Madrid, vamos reforzarlo con los contratos residentes de Preventiva que terminan su residencia, y se van a quedar la mitad de los residentes de tercer y cuarto año de Preventiva para que apoyen esta labor.


"Esta semana Madrid puede tener 300 personas dedicadas a hacer seguimientos"


Junto a ellos, vamos a contratar 66 enfermeras y técnicos de Epidemiología, y además disponemos del apoyo de la Dirección General de Inspección para disponer de inspectores –en principio son once– y de Salud Municipal, que nos podría dar ayudar en 16 centros para los rastreos.

Esta semana Madrid puede tener 300 personas dedicada a hacer seguimientos. Con la situación actual de casos nuevos, tenemos personal suficiente para poder hacer estos rastreos. Este aspecto es muy importante. Se han contratado, además, 40 teleoperadores para el CAP.

En el tema sociosanitario, hay 38 equipos de hospitales que se coordinan con 30 equipos de intervención en Atención Primaria, con los que cuales estamos dando presencia al 100 por ciento de las residencias de mayores.

Tenemos que señalar que, por suerte, el número de fallecimientos en residencias de ancianos está disminuyendo de forma muy notable. Como dato bueno, la situación está tendiendo a normalizarse, los datos de traslados [a hospital] del 1 al 15 de mayo, en comparación con 2019, están un poco por debajo del año. La situación en residencias está bastante normalizada.

Sobre la capacidad estratégica de hospitales de Madrid, a fecha de hoy, hay 1.500 pacientes ingresados por Covid-19, la mayoría con secuelas pulmonares de la estancia en UVI. Teniendo en cuenta que llegó a haber casi 15.000 pacientes ingresados, estamos por debajo del 10 por ciento de pacientes Covid-19 ingresados en comparación con pico a finales de marzo. En UCI, hay 340 ingresados cuando llegamos a tener 1.600, por lo que tenemos reserva suficientes para atender cualquier rebrote que se pueda producir.

Por tanto, las capacidades estratégicas de Madrid a nivel de estructura hospitalaria, a nivel de Atención Primaria, de PCR, de Salud Pública para el rastreo de casos y contactos, y las residencias, cuatro puntos clave para nosotros, con esto Madrid confirma que estamos en condiciones de pasar a la fase 1.

¿Qué ha cambiado desde finales de la semana pasada, cuando se presenta el anterior informe, hasta esta nueva propuesta?

El informe se presentó el lunes, pero se pueden actualizar los datos hasta jueves o viernes por la mañana.

La Viceconsejería es un puesto de nueva creación. ¿Cuál es su plan general?

El plan general de la Viceconsejería es establecer todos los criterios de actuación que hacen referencia a la presencia del virus durante los próximos meses. Tenemos que estar muy vigilantes en el control de la pandemia.


"Madrid tiene acopio de equipos de protección para los próximos 45 días"


El resultado de la pandemia es que a la salud pública, a nivel nacional, no se le había prestado la atención que precisaba. De hecho, lo que hemos aprendido en esta pandemia es que Salud Pública es una pieza clave en el sistema sanitario, nuestra idea es reforzarla en la Comunidad de Madrid, para estar pendiente no solo de casos de Covid-19 sino de cualquier patología que tiene que ser comunicada. Eso nos va a permitir actuar pronto a través de un sistema establecido de técnicos de salud pública y epidemiólogos.

Otro aspecto clave: las residencias. Para estos dos temas, he tenido la inmensa suerte de contar con dos personas, la doctora Andradas (directora de Salud Pública) y el doctor Peromingo (director de Coordinación Socio-Sanitaria), personas de reconocido prestigio. Javier es una persona de reconocido prestigio en la Geriatría, una gran capacidad de trabajo y tiene grandes ideas de lo que debe ser la atención a residencias en el futuro.

Algunos profesionales han lamentado que no haya un protocolo de desescalada a nivel nacional es residencias. ¿Qué va a hacer Madrid?

En relación al programa de atención a pacientes institucionalizados, primero se va a establecer una fase de planificación, basada en la mejora de los planes de comunicación, revisar las prácticas de control de infecciones, un proceso centralizado para rastrear la población objetivo, incrementar la vigilancia a las personas que están bajo investigación y hacer planificación, desde ya, para saber cómo actuar sobre un posible rebrote.

La segunda fase será de contención. Vamos a retrasar la propagación de enfermedad, una vez que se detecte, por recursos disponibles o alternativas de vigilancia epidemiológica. Nos parece importante hablar de aspectos de educación, vigilancia y protocolos con medidas aleatorias y pruebas de aislamiento.

En caso una nueva fase de brote a pandemia, estamos trabajando con equipos de referencia en intervención, clasificación de pacientes, en la forma de obtener pruebas con equipos, y en aportar medicación, fundamentalmente oxigenoterapia, y notificar los resultados y las pruebas que vamos haciendo.

Tenemos diseñado un plan para los próximos meses que hace referencia a un aspecto completo del manejo de la pandemia en la Comunidad de Madrid.

En una encuesta de la SEMG, la mitad de los médicos de Primaria decía no tener un EPI completo, y uno de cada cuatro no podían hacerse una PCR. ¿Cómo es la situación en Madrid?

Me consta –porque es uno de los indicadores que hay que incluir en el informe [para pasar de fase]– que la Comunidad de Madrid tiene acopio para los siguientes 45 días en relación a los equipos de protección. Pero vamos a hablar con los responsables de Atención Primaria para conocer cómo está la situación.

A todos los profesionales de Atención Primaria de Madrid, en torno a 12.000 trabajadores, se les va a realizar un estudio serológico completo, al igual que se ha hecho con los trabajadores de hospitales. Pondremos en marcha el diseño y la idea es sacar las instrucciones en los próximos días.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, anunció un hospital de mil camas para epidemias a partir de otoño. ¿Nos puede concretar algo más de este proyecto?


"No hay ninguna situación en los estatutos de Facme que impidan compatibilizar su presidencia con la Viceconsejería"


Está en fase inicial, estamos viendo posibilidad de ubicación. Una vez la encontremos, haremos el diseño. El hospital tiene que repetir las características del hospital de Ifema (muy funcional, modular…). La idea es que no sea permanente sino para el caso de que hubiese rebrote en otoño-invierno.

Los circuitos de funcionamiento deben ser muy parecidos a los de Ifema, que fue una gran experiencia. La idea es hacer una estructura nueva, ya se están diseñando espacios y estructura funcional.

También se ha anunciado la renovación de los contratos de 10.000 profesionales de diferentes ámbitos sanitarios. ¿Cómo se distribuirán en su área de competencia?

En Salud Pública, los contratos que se hicieron con motivo del Covid-19 me consta que se van a renovar. Además, hemos incorporado el personal que le comenté antes para reforzarla y tener una Salud Pública realmente potente, probablemente sea la más potente que va a tener el Estado español.

¿Es compatible la Viceconsejería con la Presidencia de la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (Facme)?

No hay ninguna situación en los estatutos de Facme que lo impidan compatibilizar. El tema será organizarme para poder hacerlo. Tengo interés personal y profesional en seguir a cargo de Facme, que es una institución que tiene que seguir posicionando a las sociedades científicas en el lugar que merecen.

¿No puede existir cierto conflicto? Por ejemplo, con la formación sanitaria especializada.

Dentro de mis atribuciones no está la formación médica especializada, yo soy viceconsejero de Salud Pública y Plan Covid. Cada uno llevará su parte en la Consejería.

En su momento, anunció su candidatura a la presidencia del Colegio de Médicos de Madrid. Esto imagino que habrá cambiado, pero su relación con los actuales responsables no es buena: acusó al actual presidente de ser más sindical que representante colegiado cuando éste dijo que Madrid no cumplía los requisitos para pasar de fase. ¿Apoyará a otro candidato?

Yo sigo siendo colegiado en el Colegio de Madrid desde hace 38 años, con lo cual creo que, si pago las cuotas, tengo capacidad para opinar.

Punto 2: lo que quise decir es que cada uno tiene que realizar su labor fundamental. Como no puede ser de otra manera, valoro el trabajo que hacen los sindicatos. Lo que quiero decir es que un colegio profesional debe tener, al igual que Facme, su papel en el sistema sanitario. Lo que muchos echamos en falta en los últimos años es que no hemos visto ni una sola propuesta organizativa, que haga referencia a aspectos de manejo, protocolo, cómo deba organizarse la asistencia durante la crisis del Covid, si ha habido alguna publicación científica o ensayo, si ha favorecido algún proyecto de investigación, si ha fomentado algún aspecto…


"Me gustaría que el Colegio de Médicos de Madrid se pareciese a instituciones como el Royall College of Physicians"


Cuando uno mira al colegio ve que no hay prácticamente nada, y eso es especialmente llamativo. Llevo 38 años colegiado y esto es especialmente llamativo con esta Junta Directiva. Al decir aquello, digo que, como médico y colegiado de Madrid, me gustaría que el Icomem se pareciese mucho a instituciones como el Royal College of Physicians, que realmente es el que marca la pauta en actuaciones profesionales, y en Madrid, por desgracia, está muy lejos de ocurrir.

Respeto profundamente el trabajo de los sindicatos. Los sindicatos tienen que hacer el trabajo que les corresponde, las sociedades científicas también, y el colegio debería hacer esa labor profesional que no tiene lugar en Madrid.

En cuanto a la candidatura, no entra como posibilidad en mi situación personal actual. Pero sí me gustaría que el Icomem tuviese una dinámica completamente diferente a la que ha tenido en los últimos cuatro años.

La consejera de Sanidad de Castilla y León habló de la posibilidad de lanzar un carnet de inmunidad. ¿Es usted partidario?

En el carnet de inmunidad se ha posicionado la OMS y no estaba muy de acuerdo. Que los pacientes que hayan pasado la infección y tengan anticuerpos, son ciudadanos que su capacidad infectiva es nula y, teóricamente, podrían hacer una vida más normal.

El problema es que no se puede hablar de inmunidad: en infecciones poco sintomáticas, la inmunidad desaparece a las pocas semanas o meses. Por tanto, eso conllevaría que, para disponer del carné, habría que repetir las pruebas con cierta frecuencia.

Tampoco sabemos cuánto va a durar la inmunidad en otros pacientes. A corto plazo, el carnet puede tener alguna utilidad, pero no creo que sea solución a la situación actual.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.